Accidentes y eventos vitales - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > El trauma psicológico
Accidentes y eventos vitales traumáticos
¿En qué medida los accidentes y eventos vitales traumáticos pueden producir un trauma psicológico?

En principio cualquier evento que supere la capacidad de afrontamiento y asimilación del afectado puede derivar en un trauma psicológico.

No obstante, situaciones concretas como accidentes, catastrofes naturales, ataques personales, pérdida repentina de un ser querido, un abandono inesperado, una infidelidad, etc., suelen ser eventos lo suficientemente intensos como para producir un trastorno de estrés postraumático en la mayoría de las personas.




¿Cuáles son las consecuencias habituales de los accidentes y eventos vitales traumáticos?

Cuando son hechos aislados recientes en la vida de una persona, los accidentes y eventos vitales traumáticos no solo son recordados sino que suelen conservar toda la carga emocional asociada a la situación. Así, suele observarse rumiación obsesiva, sentimientos de culpa, recordar constantemente lo ocurrido, problemas de sueño y de alimentación, incredulidad o no creerse lo sucedido, ansiedad generalizada, depresión, agresividad, miedo y angustia, problemas de concentración, inestabilidad emocional, entre otras consecuencias.
¿Cuáles son los eventos traumáticos más frecuentes?


  • Atentados terroristas, catástrofes naturales.
  • Contemplar la muerte de un ser próximo.
  • Intervenciones médicas o quirúrgicas en hospitales.
  • Accidentes de tráfico, de avión o de tren.
  • Ataque o violación física.
  • Pérdida repentina de un ser querido.
  • Bancarrota o pérdida inesperada de un empleo.
  • Problemas legales.
  • Robos.

    Problemas relacionados con el trauma





    Tratamiento psicológico de los accidentes y eventos vitales traumáticos

    El tratamiento psicológico de los accidentes y eventos vitales traumáticos, desde nuesrtra experiencia como psicólogos, se basa en unas sesiones de psicoterapia breve con la ayuda del EMDR, las técnicas sensoriomotoras, el EFT, método SHEC, el brainspotting, o la hipnosis clínica. El objetivo es revivir y asimilar la experiencia traumática, haciendola creible e integrándola como experiencia pasada, desagradable, pero sin su carga emocional inicial.


    Regreso al contenido | Regreso al menu principal