Atención y asesoramiento médico

La atención psicológica y médica necesariamente están unidas. Muchos trastornos psicológicos conviven con problemas físicos importantes, lo que hace necesaria una supervisión, asesoramiento, vigilancia y tratamiento médico en conjunción con el tratamiento psicológico.

¿En qué consiste nuestro servicio de Asesoramiento y Atención Médica?

En el contexto de los diversos problemas y trastornos, y en conjunción con el tratamiento psicológico, con frecuencia es necesario un asesoramiento y atención médica colateral al tratamiento psicoterapéutico.

Dicha atención comprende tanto la evaluación como la prescripción, supervisión y seguimiento farmacológico cuando sea necesario, siempre dentro del ámbito de la problemática y tratamiento psicológico en curso.

Adicionalmente, desde el servicio de asesoramiento y atención médica, somos especialistas en:

¿Qué servicios comprende el Asesoramiento y Atención Médica?

Básicamente nuestro servicio de asesoramiento y atención médica comprende:

  • Anamnesis y exploraciones, con valoración de pruebas médicas complementarias.
  • Apoyo y prescripción farmacológica si se precisa durante el curso de la psicoterapia y seguimiento y supervisión de tratamientos ya instaurados previamente, así como reajustes de tratamientos de enfermedades crónicas.
LO PSICOLÓGICO Y LO MÉDICO

En la guerra, dividir es vencer y en la paz, la unión hace la fuerza. Lo físico y lo psicológico están estrechamente unidos, no hay acción sin un pensamiento o emoción previa y viceversa. Tanto en la salud como en la enfermedad, y no sólo en el ámbito de los trastornos psicosomáticos Y, aunque, dependiendo de cada caso, será más beneficioso un enfoque terapéutico u otro, en líneas generales, el abordaje debe ser global, con una visión conjunta.

Asesoramiento y Atención Médica en el contexto de la psicoterapia

La Atención y Asesoramiento Médico en el contexto de la psicoterapia comprende la valoración de signos y síntomas físicos que pueden aparecer aisladamente o establecidos como un trastorno psicosomático y que provocan disconfort o limitan en mayor o menor medida la realización de nuestras actividades cotidianas.

Por otra parte, enfermedades crónicas de larga evolución, trastornos metabólicos o alteraciones neurológicas, pueden conllevar tratamientos largos y complejos que, a su vez, se asocian frecuentemente a trastornos emocionales, no sólo por el proceso de adaptación a dichas enfermedades y a sus posibles secuelas, sino por la propia enfermedad en sí misma o a los efectos secundarios de la medicación.

Desde nuestra atención médica, en los casos que lo precisen, se pretende una valoración integradora de lo físico y lo mental, frecuentemente entendidos como entidades diferentes, así como la mejora del autoconocimiento y del manejo de enfermedades crónicas.