Bulimia nerviosa - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Trastornos de la alimentación
La bulimia nerviosa
¿En qué consiste la bulimia nerviosa?

La bulimia nerviosa es un trastorno psicológico caracterizado por un consumo de comida excesivo, en forma de atracones, y en periodos de tiempo muy cortos, seguido de arrepentimiento y sentimientos de culpa que pueden llevar a eliminar el exceso de comida a través de vómitos o laxantes.

La bulimia suele presentarse junto con sentimientos de inseguridad emocional, problemas de autoestima, trastornos obsesivos o con depresión. También es frecuente que las personas con bulimia provengan de familias disfuncionales. Es más frecuente en mujeres y comienza en la adolescencia.




¿Cuáles son los tipos de bulimia nerviosa?


  • Bulimia no purgativa, es poco frecuente, y en donde tras el atracón se recurre al ejercicio, así como a ayunos y dietas. Esto facilita que vuelva a producirse un atracón, dada la constante sensación de hambre.

  • Bulimia purgativa, es la más frecuente, y se caracteriza por vómitos y uso de laxantes o enemas tras los atracones. El objetivo es eliminar cuanto antes la mayor cantidad de alimentos ingeridos y acabar con la ansiedad del temor a engordar.
¿Qué otros síntomas se dan con la bulimia nerviosa?

Además, de los propios síntomas de la bulimia nerviosa, encontramos las siguientes manifestaciones asociadas:


Tipos de trastornos de la alimentación



Obesidades crónicas
Anorexia nerviosa
Malos hábitos alimentarios



Tratamiento psicológico de la bulimia nerviosa

El tratamiento de la bulimia nerviosa conlleva en algunas ocasiones la necesidad de un tratamiento médico combinado. El tratamiento psicológico requiere habitualmente de una psicoterapia individual, con la ayuda de técnicas como el EMDR, EFT, o hipnosis clínica.

Dado que este trastorno suele ser el resultado de otros problemas de personalidad, y a veces también familiares, desde nuestra experiencia como psicólogos, además de la psicoterapia individual puede ser necesaria una psicoterapia de familia, especialmente con adolescentes.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal