Cansancio crónico - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Trastornos psicosomáticos
El cansancio crónico
¿En qué consiste el cansancio crónico?

El cansancio crónico consiste precisamente en esa sensación de agotamiento permanente que no desaparece, principalmente por las mañanas. La sensación de cansancio no disminuye nunca, ejerciendo una influencia notable en la vida y rutina diaria.

Cuesta concentrarse o recordar, dando lugar a constantes olvidos, con una sensación de estar ausente casi todo el tiempo. Levantarse por las mañanas es un suplicio, y lo que pide el cuerpo es descanso e inactividad.  Sin embargo también pueden producirse problemas con el sueño.



¿Cuáles son las causas del cansancio crónico?

Descartando el efecto secundario de algunos medicamentos, el cansancio crónico puede ser producido por:

¿Cuáles son las principales síntomas del cansancio crónico?

Los más habituales síntomas del cansancio crónico son:

  • Dificultad para levantarse por las mañanas y comenzar el día.
  • Falta de concentración.
  • Bajo rendimiento en general.
  • Problemas en mantener un sueño profundo y reparador.
  • Olvidos y pérdida de memoria en general.
  • Enlentecimiento en las tareas cotidianas.
  • Sensación de cansancio físico constante.
  • Sensación de que cualquier tarea, por pequeña que sea, supone una dificultad, un mundo.

Tipos de trastornos psicosomáticos


Hiperhidrosis
Enfermedades de la piel
Enfermedades respiratorias
Aparato digestivo
Hipertensión
Temblores, taquicardias


Tratamiento psicológico del cansancio crónico

El tratamiento del cansancio crónico supone necesariamente una evaluación con el fin de determinar su origen. Algunos medicamentos como los antihistamínicos, entre otros, pueden tener este efecto secundario que, en todo caso, siempre es temporal.

En el tratamiento psicológico del cansancio crónico, hay que determinar previamente la posible existencia de depresión, problemas de alimentación o en el estilo de vida del afectado, consumo de drogas, ausencia de exposición diaria al sol, el estrés laboral, familiar o personal, duelos o experiencias traumáticas no resueltas, así como dificultades en el sueño.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal