Complejo de inferioridad - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Problemas de autoestima
Complejo de inferioridad
¿En qué consiste el complejo de inferioridad?

El complejo de inferioridad consiste en sentirse en general por debajo e inferior a otras personas sin razones objetivas o reales. Habitualmente la persona que padece de complejo de inferioridad siente que los demás son mejores, tienen más cualidades, más posibilidades en todo.

El complejo de inferioridad es un problema de percepción, en donde nuestra imagen, nuestra autoestima se encuentra afectada produciendo una generalización del sentimiento de inferioridad respecto al entorno, lo que puede producir ansiedad, depresión, así como una gran inseguridad.




¿Cuales son las causas del complejo de inferioridad?

En la base del complejo de inferioridad siempre tenemos una autoestima baja.
Las causas pueden ser desde situaciones concretas traumáticas o muy negativas a una educación en la infancia excesivamente exigente con escaso reconocimiento, y en donde han existido modelos comparativos en detrimento de la propia valía personal.
¿Cuáles son los síntomas del complejo de inferioridad?

  • Retraimiento social.
  • Inseguridad.
  • Eludir las situaciones de competencia con otros.
  • Sensibilidad extrema.
  • Búsqueda de la atención de otros.
  • Miedo exagerado a cometer errores.
  • Sentimientos de culpa.
  • Falta de reconocimiento de los propios méritos.
  • Dificultad en la aceptación de elogios por parte de otros.
  • Necesidad de probarse constantemente sin llegar a estar nunca convencido de las propias capacidades.
  • No creer los elogios y reconocimiento que le hacen otras personas.

Tipos de problemas de autoestima

Sentimientos de culpa
Inseguridad

Ver problemas de autoestima >>
Fracaso y autosabotaje
Crisis de identidad
Indecisión
El síndrome del impostor


Tratamiento psicológico del complejo de inferioridad

Dado que el complejo de inferioridad suele radicarse en un problema de autoestima, dependiendo del tipo, si es puntual en relación a algún aspecto concreto, o generalizado afectando a diversos aspectos de la vida cotidiana, puede ser conveniente una psicoterapia breve en el primer caso, o una psicoterapia de larga duración, si su extensión es más amplia.

Desde nuestra experiencia como psicólogos, además de la utilización de técnicas como el EMDR, el EFT o la Hipnosis clínica, resulta imprescindible la combinación de la psicoterapia individual con la psicoterapia de grupo.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal