Descontrol de los impulsos - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Descontrol de los impulsos
Descontrol de los impulsos
¿En qué consisten los problemas de descontrol de los impulsos?

Los problemas de descontrol de los impulsos consisten en el fracaso de controlar los impulsos, deseos o tentaciones de llevar a cabo comportamientos perjudiciales para el propio sujeto o para los demás.

Puede precederle una sensación creciente de tensión o ansiedad antes de llevarlo a cabo, que se alivia momentáneamente con el acto, tras el cual sin embargo, suele sobrevenir un sentimiento de culpa.




¿Cuáles son las consecuencias de los problemas de descontrol de los impulsos?

Las consecuencias más habituales de los problemas de descontrol de los impulsos se relacionan con el daño a uno mismo, a otras personas o al entorno social. Dichos daños pueden ser físicos, psicológicos, sociales o económicos, pudiendo en algunos casos conllevar problemas legales.

Lo habitual es que el descontrol de los impulsos afecte al propio paciente y a los seres más cercanos, lo que puede llevar a un progresivo aislamiento social.
¿Cuáles son los síntomas del descontrol de los impulsos?

  • Tensión interior creciente que provoca malestar emocional y que impulsa a ciertos comportamientos, aunque sean perjudiciales.
  • Incapacidad de controlar la conducta a pesar del daño que produce.
  • Conductas de riesgo físico personal, como el consumo de alcohol o de drogas.
  • Problemas de concentración.
  • Agitación, depresión o ansiedad, irritabilidad.
  • Baja autoestima.
  • Sentimientos de culpa tras haber actuado.
  • Comportamiento obsesivo con pensamientos intrusivos.

Tipos de descontrol de los impulsos

Tricotilomanía
Moderse las uñas
Tics nerviosos
Procrastinación


Tratamiento del descontrol de los impulsos

El tratamiento del descontrol de los impulsos, conlleva idealmente un tratamiento con medicación, en los casos más graves y relevantes.

Como tratamiento psicológico es necesaria habitualmente una psicoterapia individual, junto con la utilización de técnicas como el EMDR, el EFT, la hipnosis clínica o la autohipnosis. En todo caso, y desde nuestra experiencia como psicólogos, es importante detectar los disparadores que habitualmente dan lugar a este tipo de conductas dado que frecuentemente encontramos antecedentes de estrés postraumático.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal