Dolores crónicos - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Trastornos psicosomáticos
Dolores crónicos
¿En qué consisten los dolores crónicos?

Los dolores crónicos son aquellos que se prolongan más allá de un tiempo razonable sin mediar una causa física identificable. Esto implica períodos continuos de dolor que superan de los tres a seis meses de duración, sin respuesta a los tratamientos médicos, acompañándose al mismo tiempo de trastornos psicológicos.

Los términos médicos más habituales con los que se define este tipo de dolor son 'dolor idiopático o neuropático', siendo frecuente que la persona los padezca toda su vida.



¿Cuáles son las consecuencias de los dolores crónicos?

Los dolores crónicos son recurrentes a lo largo de muchos años, a veces de toda una vida. Quien los pacede suele adoptar al final una actitud de abandono o indefensión después de recorrer las consultas de médicos y unidades hospitalarias sin resultados, recibiendo tratamientos farmacológicos que no resuelven el problema y que producen finalmente multitud de efectos secundarios que llevan a nuevas visitas médicas. Este tipo de dolor es un dolor incomprendido que deriva finalmente en un aislamiento afectivo de los pacientes.
¿Cuáles son las principales causas de los dolores crónicos?

Si descartamos los dolores crónicos con una causa física identificable, como los dolores oncológicos por ejemplo, las causas psicológicas que pueden determinar los dolores crónicos pueden ser:


Tipos de trastornos psicosomáticos


Hiperhidrosis
Enfermedades de la piel
Enfermedades respiratorias
Aparato digestivo
Hipertensión
Temblores, taquicardias



Tratamiento psicológico de los dolores crónicos

El tratamiento psicológico de los dolores crónicos, además del tratamiento con la medicación correspondiente cuando es necesaria, necesita siempre una psicoterapia individual que profundice en los motivos de esta somatización.

Como técnicas, y desde nuestra experiencia como psicólogos, sabemos que este tipo de trastornos responden muy bien a técnicas como el EMDR, el SHEC, el EFT o el Brainspotting, en la medida en que permiten acercarse a los núcleos psicológicos originarios de este dolor.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal