Diálogo de Voces o de Partes internas

El ‘Diálogo de Voces o de Partes internas’ lo constituyen un conjunto de técnicas desarrolladas por Hal y Didra Stone (‘Diálogo de Voces’) por un lado, y por el Dr. Richard Schwartz (‘Sistema de Familia Interna’, o IFS) por otro. Ambas teorías y técnicas hacen referencia a lo mismo: Existen dentro de nosotros partes, ‘yoes’ o sistemas internos con distintas formas autónomas de pensar y sentir, con una jerarquía, y en donde unas se imponen sobre otras, dando lugar a comportamientos concretos, pero siempre con la sensación de tener sensaciones enfrentadas dentro de uno mismo. ‘Es como si algo dentro de mi me dijera esto y otra esto otro’, suele ser una de las expresiones más habituales. Habitualmente solemos identificarnos con una o más de estas subpersonalidades llamadas “Yoes primarios”, mientras que otras ‘partes desterradas’ intentan ser oídas en vano, quedando olvidadas, pero siguen ejerciendo su influencia desde el inconsciente.

Cada una de estas partes o subpersonalidades tiene sus propios sentimientos, creencias, motivaciones y maneras de ver el mundo; todas ellas tienen una intención positiva y recursos y cualidades interiores, aunque algunas están distorsionadas y han adoptado papeles extremos dentro de la psique, a veces negativos y perjudiciales. Existen partes sanas y no sanas, con ‘protectores’ que quieren protegernos de amenazas tanto internas como externas para nuestra seguridad y bienestar, y ‘exiliados o desterrados’ que son partes infantiles heridas del pasado. A un nivel más profundo, oculto por todas estas partes, se encuentra el ‘Self’, que es nuestra esencia, identidad o naturaleza verdadera, lo que somos de verdad. Pocas veces lo podemos ver y reconocer.

¿Cuál es la utilidad del Diálogo de Voces o de Partes internas?

El Diálogo de Voces o de Partes internas’ supone una excelente técnica para examinar los patrones de “personalidades” y roles internos que determinan conductas, pensamientos o sentimientos que no solo no entendemos, sino que con frecuencia nos producen problemas y nos hacen sufrir. Es un método, un recurso para dialogar con esas voces interiores que pertenecen a las distintas partes de nuestra personalidad, fruto de nuestra historia personal.

El Diálogo de Voces o de Partes internas realmente es útil en todo tipo de tratamiento de ayuda y psicológico: ¿Cuántas veces no nos hemos sentido divididos internamente con lo que deseamos pero al mismo tiempo tememos, o rechazamos?, ¿Quién no ha sentido en alguna ocasión que algo desde dentro parece frenarnos o hacer fracasar nuestros propósitos más anhelados?, ¿Quién no se ha sentido inexplicablemente bloqueado en algún momento ante circunstancias cotidianas,?, ¿Quién no ha tenido problemas de rendimiento (académico, laboral, social, sexual, deportivo, etc) o se ha visto bloqueado sin ninguna razón que lo justifique?, ¿quién no ha sabido tomar una decisión porque internamente se encontraba enfrentado a posturas distintas?, ¿Quién no puede evitar mentir constantemente ante circunstancias que no lo justifican? .

MANUEL Y SUS BLOQUOS SOCIALES Y SEXUALES

Manuel estuvo en nuestra consulta con serios problemas de bloqueos sociales y sexuales. Siendo una persona abierta y aparentemente segura de sí misma solía mostrase torpe y nervioso en determinadas circunstancias sociales, principalmente en donde había gente que percibía como importante o con más cualidades que él. Igualmente le pasaba con las mujeres; no tenía ninguna dificultad en el trato con las chicas, siempre y cuando no las percibiese ‘fuera de sus posibilidades’; es decir, demasiado guapas, inteligentes o con importantes cualidades o éxitos personales. En estos casos no sólo le costaba entablar una relación tranquila sino que también sus relaciones sexuales eran un fracaso, llegaba a la impotencia.

Un análisis de su sistema interno de voces o partes, desveló que, entre otras, existía en Manuel una parte ‘protectora’ que pretendía proteger a una parte dañada, antigua e infantil. Manuel había sido víctima desde niño de poco reconocimiento por parte de sus padres, incluso de cierta devaluación. Mientras creció se hizo fuerte a sí mismo como pudo, pero en él persistía el eco de un pasado dañado, de poca confianza personal. Mientras su esfuerzo había hecho de él una persona emprendedora y socialmente abierta, en determinadas circunstancias, y cuando se enfrentaba a ‘retos difíciles’ como el estar con gente importante o que consideraba superior a él y a sus posibilidades, aparecían los bloqueos. Su parte protectora, como mecanismo de defensa, le bloqueaba, le impedía seguir adelante, como forma de proteger a su parte dañada, la que realmente le hacía sentir que no estaba a la altura ni servía para gran cosa, resultado de su pasado infantil.

Manuel por lo tanto tenía en este caso tres partes identificadas con sus correspondientes voces internas: Una parte luchadora, resultado de su esfuerzo personal consciente por seguir adelante, una parte dañada fruto de la devaluación y poco reconocimiento vivido en su infancia, y una parte protectora, que le bloqueaba y protegía ‘a su manera’, encargada de evitar que resultase dañado ante circunstancias en las que percibía que no estaba a la altura y en las que podían volver a dañarlo como cuando era pequeño.

El tratamiento psicológico con el diálogo de Voces o de Partes internas

Las partes, voces o subpersonalidades internas componen nuestra personalidad total. Desde que nacemos y a lo largo de la vida desarrollamos y nos identificamos con “yoes” o partes que son las que nos han permitido sobrevivir en la vida, mientras que existen otras ‘partes rechazadas’ (‘Yoes rechazados’) que ocultan experiencias desagradables, y que habitualmente no aceptamos, no permitimos actuar. Todo este mecanismo es totalmente inconsciente, y requiere de la ayuda de un psicoterapeuta especializado en esta técnica que identifique y ayude a dar espacio a estos “yoes”, lo que posibilita ampliar nuestras opciones de reaccionar ante los retos de la vida de manera responsable y eficaz.

La técnica del Diálogo de Voces o de Partes internas se integra perfectamente durante el proceso de psicoterapia individual o de pareja como cualquiera del resto de técnicas y recursos que utilizamos. Se inicia con una identificación de las diferentes partes, voces o ‘yoes’ existentes dentro de la persona en las circunstancias y problemática con las que acude a la consulta. El terapeuta, una vez identificadas con el paciente las partes relevantes en el problema, las separa, como si fuesen personas, de tal forma que cada una pueda hablar y expresar por separado sus motivaciones, creencias y sentimientos. La auto-observación por parte del propio paciente de este proceso le ayuda no sólo a entender su problemática, sino igualmente a resolverla progresivamente.