Impotencia y frigidez - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Problemas sexuales
Impotencia sexual masculina y frigidez
¿En qué consiste la impotencia sexual masculina o disfunción eréctil?

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil, es la incapacidad persistente lograr o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria.

Todos los hombres han tenido en algún momento de su vida impotencia o disfunción eréctil, debido a problemas de estrés, ansiedad, cansancio, consumo de algún medicamento, alcohol o drogas. Sin embargo, la falta de deseo puede también conducir a una impotencia o disfunción eréctil.



¿Cuáles son los síntomas y tipos de impotencia o disfunción eréctil?

Dentro de la impotencia o disfunción eréctil, encontramos la:

  • Imposibilidad absoluta de erección y de penetración.
  • Erecciones débiles que dificultan la penetración.
  • Pérdida de la erección durante la penetración.
  • Erecciones breves que a veces no duran lo suficiente.

Todo hombre, especialmente a partir de los 40 años, puede haber experimentado cualquiera de estos síntomas, sin que sean por necesidad irreversibles
¿Qué es y en qué consiste la frigidez sexual femenina?

La frigidez es un tipo de impotencial sexual femenina que se caracteriza por la falta de deseo, o anafrodisia, y de excitación sexual con dificultades para alcanzar el orgasmo.

Realmente el término de 'frigidez' es muy antigüo y conlleva connotaciones a veces peyorativas, por eso el uso del término cada día es más escaso. Sin embargo, y al igual que la impotencia sexual masculina, la frigidez femenina puede conducir a problemas importantes dentro de la pareja.


¿Cuáles son las causas de la impotencia y de la frigidez?


Tipos de problemas sexuales



Problemas de eyaculación
Aversión al sexo
Falta de deseo sexual


Tratamiento psicológico de la impotencia y de la frigidez

Además del tratamiento médico con fármacos, el tratamiento psicológico de los problemas de disfunción eréctil y de la frigidez se basan en el control y cambio de creencias, manejo de la ansiedad y el temor, vigilancia de los hábitos diarios, autoestima y problemas en la relación.

Para ello, y según el caso, desde nuestra expriencia como psicólogos, consideramos de utilidad la psicoterapia breve así como la terapia de pareja. Adicionalmente, técnicas como el EMDR, brainspotting, visualizaciones e hipnosis clínica son de gran utilidad durante el proceso terapéutico.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal