Anuptafobia o miedo a no encontrar pareja

¿Temes no encontrar pareja?. La fobia o el miedo a no encontrar pareja se denomina informalmente ‘anuptafobia’ o ‘anuptofobia’. Lo más habitual es que aparezca entre los 30 y los 40 años. ¿Existe la anuptafobia en hombres?. En general, como psicólogos, la hemos observado tanto entre hombres como mujeres, aunque es más frecuente en estas últimas por las tradicionales presiones sociales.

Junto al miedo de quedarse sin una pareja estable en la vida, la anuptafobia es un reflejo del miedo al fracaso y a la soledad sentimental. Estas personas tienen grabado en sus mentes que si no cumplen determinados estándares sociales, han fracasado. Por ello, todos sus esfuerzos y comportamientos se centran en huir de este fracaso.

Anuptofobia . Anuptafobia - Miedo a no tener pareja

¿En qué consiste la fobia a no encontrar pareja?

¿Por qué no encuentro pareja?. Es la pregunta obsesiva de estas personas. Como en toda fobia, el miedo a no encontrar pareja se acaba convirtiendo en un temor irracional y desproporcionado, en una obsesión reiterada que acaba dificultando la vida cotidiana. Quienes lo padecen apenas piensan en otra cosa.

Para estas personas, la idea de acabar viviendo en soledad les angustia, pudiendo observarse en pacientes que nunca han tenido una pareja estable, en personas separadas o viudas, o con una relación insatisfactoria actual que no rompen por temor a no poder rehacer sus vidas con otra relación.

Querer tener una vida en pareja, es una aspiración sana y lógica. Ahora bien, el problema surge cuando dicha aspiración se convierte en objetivo o preocupación esencial, cuando pasa a ser una obsesión que contamina todas las áreas y momentos, derivando de aspiración a necesidad urgente.

¿Cuáles son los síntomas de la anuptafobia, o miedo a no encontrar pareja?

Como hemos indicado, la idea de tener una pareja estable, hijos, una familia, para muchas personas constituye una manifestación de éxito en la vida. Por ello, muchos pacientes se sienten fracasados si no encuentran pareja o no tienen hijos llegados a una edad. Puede darse el caso, incluso, de personas con relaciones de pareja insatisfactorias de las que no se atreven a salir por temor a no encontrar a nadie, a quedarse solas.

Con frecuencia esta búsqueda, que se convierte en obsesión, suele manifestarse en:

  • Quejas constantes por estar sin pareja, con pensamientos negativos e intrusivos recurrentes.
  • Promiscuidad en los contactos como medio de lograr una relación. Esto lleva a tener múltiples relaciones.
  • Fundirse con los gustos de la pareja actual, aunque no nos agraden, por temor al abandono.
  • Incapacidad de disfrutar de la vida sin una pareja.
  • Crítica y envidia hacia las personas con parejas estables.
  • Inseguridad, miedo, angustia, problemas para dormir, con la alimentación.
  • No pensar en otra cosa, vivir solo para la vida en pareja.
  • Sentimientos de inferioridad respecto de otras personas.
  • Elevada dependencia y exigencia de comenzar una relación cuando se ha conocido a alguien.

En general, muchas llegan a estar dispuestas a iniciar una relación con cualquier persona que les preste un mínimo de atención, lo que a la larga, les crea más problemas.

¿Cuáles son las causas del temor a no encontrar pareja?

Como psicólogos, hemos constatado que, detrás de esta obsesión, tenemos a pacientes con muy baja autoestima, que tienden a sentirse inferiores a los demás, con pocas posibilidades de gustar o de que alguien les quiera. También pueden haber influido malas experiencias previas de rechazo o abandono en otras relaciones.

Otro factor es la ausencia o déficit en la capacidad de tener relaciones sociales. Frecuentemente, son personas tímidas, inseguras, con poca actividad social y, por lo tanto, con mayor probabilidad de tener dificultades de encontrar a alguien, principalmente si han vivido en entornos familiares en donde se les ha obstaculizado su independencia personal.

Sin embargo y, especialmente en el caso de las mujeres, las presiones sociales es uno de los factores que más contribuye a que, la búsqueda de una pareja estable, de una familia, se acabe convirtiendo en obsesión, percibiéndose la soltería como una derrota, un rotundo fracaso En general, a mayor edad, mayor es la presión que se siente y mayor el desánimo. 

¿Cuáles son las consecuencias de la anuptafobia?

Las consecuencias de la anuptafobia son evidentes. Personalidades dependientes de los demás, capaces de sacrificar sus propios intereses en favor de una relación. Es mayor el temor a la soledad sentimental, al sentirse excluidos del mundo, que a la pérdida de la propia personalidad e individualidad.

Es frecuente que estas personas no sepan mantener buenas relaciones sociales, sino que todos sus intereses y nuevos contactos los encaminen a la búsqueda de una pareja. Igualmente es habitual que estén más interesadas en saber quien se interesa por ellas que en el propio interés romántico que ellas realmente sienten por otros. Esto les lleva en ocasiones a mantener relaciones promiscuas de las que esperan obtener algún interés como pareja, lo que las convierte en personalidades difíciles, a veces ‘pegajosas’, aumentando sus dificultades de establecer realmente una buena relación.

Habitualmente, invierten mucho tiempo en las redes sociales, o en las páginas de contactos, buscando una imagen de sí mismas que las haga atractivas, que les permita gustar y encontrar una relación.

¿Cuál es el tratamiento de la anuptafobia?

Es evidente que, cuanto más nos obsesionamos en algo, cuanto más centramos nuestros esfuerzos en encontrar una solución, más nos bloqueamos, más problemática se vuelve la situación y menos resultados se obtienen.

Sabemos lo difícil que es cambiar, aún siendo conscientes de lo ilógico y destructivo de este comportamiento. Por ello, es bueno revisar nuestros esquemas mentales, los estereotipos de los que hemos aprendido a sentir que, sin pareja en la vida, no somos nadie. Tradiciones religiosas y culturales han condicionado esta percepción, especialmente de las mujeres, hacia el matrimonio y la procreación. Así, cuando esto no sucede, la frustración y sensación de fracaso es enorme, arrastrando la autoestima y valía personal.

La vida tiene múltiples facetas, no sólo las relaciones de pareja. Si sólo enfocamos nuestro esfuerzo en esto, perderemos la oportunidad de vivir otras realidades satisfactorias. Además, si diversificamos nuestra atención y nuestros intereses, es probable que la ansiada relación acabe llegando de forma natural y espontánea. Obligarnos a encontrar una relación, habitualmente, es la mejor forma de no encontrarla o, por lo menos, no satisfactoria.

No obstante, cuando esta obsesión invade toda nuestra existencia impidiéndonos el bienestar, como psicólogos recomendamos una psicoterapia, en donde puedan revisarse dichos esquemas mentales, se fomente la autoestima así como las habilidades y recursos en las relaciones sociales. Es fundamental diversificar nuestro mundo de intereses, vivir la vida en todos sus sentidos, aceptar que no siempre es posible tener todo lo que queremos pero que nuestra capacidad y posibilidades de disfrutar es muy amplia, más allá de una relación.

 

José de Sola
DE SALUD PSICÓLOGOSPsicólogos Online / Psicólogos en Málaga

Fobia a no tener pareja

Publicado en Medicina y salud, Pareja y familias, Psicología y salud, Relaciones sociales.