Nuestro trabajo de investigación

Investigación en el conocimiento y tratamiento de las adicciones tecnológicas

Desde 2014, y en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, el Hospital 12 de Octubre de Madrid y el IBIMA (Instituto de Investigación Biomédica de Málaga), estamos llevando a cabo una investigación en el campo de las adicciones tecnológicas, y en concreto de la adicción a los teléfonos móviles. Nuestro objetivo es el conocimiento de este tipo de adicciones así como el desarrollo progresivo de sistemas de tratamiento en este campo, que afecta no solo a los jóvenes sino también a los adultos.

Dicha investigación ha tenido reflejo e impacto a través de diversos medios de comunicación, así como de diversas publicaciones en revistas científicas internacionales.

Aplicaciones clínicas de la investigación en curso

Como resultado de esta investigación, hasta el momento hemos incorporado en nuestra práctica clínica diaria con nuestros pacientes:

  • Una escala para detectar el uso problemático del móvil en la población española, a través de nuestra adaptación de la MPPUS (Mobile Phone Problem Use Scale), escala de reconocida eficacia internacional en este tipo de problemas. La MPPUS permite la detección del uso problemático del móvil desde en diversos grados de gravedad (uso ocasional, uso habitual, uso en riesgo y uso problemático o adicción) (ver más).
  • Escala específica para la detección del ansia, dependencia o ‘craving’ en el uso del teléfono móvil (Mobile Phone Addiction Craving Scale) (MPACS). Dicha escala, de desarrollo y adaptación propias entre la población española, permite detectar con muy pocas preguntas el nivel de ansia o ‘craving’ y dependencia del teléfono móvil (ver más).
  • Un programa de tratamiento psicológico en los casos de abuso descontrolado o adicción al teléfono móvil, tanto entre jóvenes como en adultos.

LA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y TELÉFONOS MÓVILES

La adicción a los teléfonos móviles ha sido definida desde hace tiempo por diversos autores como ‘una de las mayores adicciones de este siglo’. Se manifiesta en un comportamiento de dependencia y descontrol muy similar al de otras adicciones conocidas. Inicialmente afecta principalmente a niños, jóvenes y adolescentes, aunque recientes investigaciones han demostrado su extensión a capas cada vez más adultas de la población.

Además de los móviles, el desarrollo creciente de instrumentos y aplicaciones como las tablets o los videojuegos on-line, han producido una extensión progresiva del problema, llegando a interferir los ámbitos familiar, social, académico o laboral. 

Nuevas líneas de investigación

En la actualidad, estamos comenzando a desarrollar nuevas líneas de investigación y de desarrollo de tratamientos psicológicos en manifestaciones específicas dentro de las adicciones tecnológicas, como en es caso de los video-juegos o de las redes sociales.

En efecto, cada vez es más evidente que el problema de las adicciones tecnológicas se relaciona con las aplicaciones específicas de los dispositivos, más que con estos en sí mismos. Y, desde lo que se conoce hasta el momento, son las redes sociales, los video-juegos y la mensajería instantánea (WhatsApp y similares) las aplicaciones de un mayor poder adictivo.