Drogas

Las drogas más habituales, especialmente entre adolescentes, son actualmente la cocaina, el cannabis, el crack, los inhalantes, el éxtasis o MDMA y el crystal, siendo los psicofármacos de un consumo más adulto.

Todas ellas tienen un enorme potencial adictivo y su retirada no es fácil, por la sencilla razón de que su consumo produce un beneficio, un placer inmediato, algo que no se puede olvidar sobretodo en personas altamente vulnerables, con dificultades personales y sociales para los que estas drogas son un soporte. frente a diversas situaciones.

¿Qué tipos de drogas existen?

Las principales son las siguientes:

  • Depresoras del sistema nervioso, como el alcohol, los tranquilizantes, opiáceos o inhalantes.
  • Estimulantes del sistema nervioso, como las anfetaminas y sus derivados, o la cocaina.
  • Psicodélicas o perturbadoras, como los alucinógenos, los cannabinoides o el éxtasis.
¿Por qué se produce una adicción con las drogas?

Las razones por las que se produce un ‘enganche’ tan fuerte con estas drogas se relaciona con su enorme poder para producir un estado placentero inmediato.

Esto implica que en personalidades vulnerables, con carencias, dificultades personales o sociales, con estrés, ansiedad, depresión o con problemas o situaciones difíciles, son un inmediato recurso en momentos determinados.

El abandono de la droga es difícil dado que estas personas no suelen tener nada en su vida que pueda cubrir con la misma inmediatez y satisfacción lo que que proporcionan las drogas. Asimismo, el fenómeno de dependencia hace que los periodos de abstinencia no sean fáciles, sobretodo si la droga está asociada a los contextos cotidianos en los que se vive.

EL CANNABIS Y SU ENORME PODER DESESTABILIZADOR

Se ha hablado mucho en los medios sobre las propiedades curativas del cannabis. Concretamente, uno de sus usos terapéuticos es el tratamiento del dolor crónico, y según algunas investigaciones, existen pruebas de que los pacientes tratados con cannabis o cannabinoides tienen más probabilidades de experimentar una reducción de sus molestias.

Sin embargo, y fuera de esta limitada indicación, existen muchos mitos sobre su inocuidad o ausencia de peligro en el consumo. Se dice con frecuencia que es más sano que el tabaco, que tranquiliza de forma natural, que ayuda a dormir, etc. Lo que con frecuencia no se dice es que las clínicas están llenas de jóvenes desestabilizados psicológicamente por abuso de hachis o marihuana. Y es que el cannabis aumenta la probabilidad de desarrollar una esquizofrenia u otras psicosis, trastornos de ansiedad y depresión. Igualmente, aquellas personas que consumen mayores cantidades son más propensos a pensamientos persecutorios, suicidas, así como a una mayor irritabilidad y agresividad, pérdidas de memoria y atenciónasí como a enfermedades físicas cardiovasculares.

Tratamiento psicológico de la adicción a las drogas

Como en la mayor parte de las adicciones, con la adicción a las drogas se requiere de un tratamiento médico combinado con el tratamiento psicológico. Este último debe esencialmente encaminarse a una reorientación vital, con un abordaje de los problemas específicos, que ayude a cubrir y alcanzar la satisfacción que hasta el momento producen las drogas.

Desde nuestra experiencia como psicólogos, en el tratamiento psicológico de las drogas es útil una psicoterapia individual al tiempo que una psicoterapia de grupo que actúe de contención y de apoyo. Sin embargo, antes de comenzar el tratamiento, es esencial lograr una alta conciencia del trastorno y motivación para el abandono.