Ludopatía

La ludopatía, o juego patológico, es un trastorno en donde el afectado se ve impulsado por una urgencia incontrolable a jugar y a apostar en juegos de forma progresiva, afectando todo ello a su vida familiar, social o laboral.

La ludopatía solo se produce cuando hay ganancias económicas, como las máquinas tragaperras, apuestas on-line, casinos, bingos, etc. Afecta alrededor del 3% de la población, principalmente hombres, y sus efectos son desvastadores. Suele ir acompañada de consumo de drogas así como a otro tipo de adicciones, como, por ejemplo, los teléfonos móviles.

¿Cuáles son las consecuencias de la ludopatía o juego patológico?

Las consecuencias de la ludopatía o del juego patológico son devastadoras, tanto en la economía personal o familiar, como en la salud psicológica de los afectados.

La ludopatía inunda progresivamente la vida del paciente, llegando a convertirse en el eje central de su existencia. Las familias y relaciones personales acaban destrozadas, con deudas impagables, pudiendo producirse robos para poder seguir jugando.

¿Cuáles son los síntomas de la ludopatía o juego patológico?
  • Necesidad creciente de jugar con un progresivo incremento de dinero.
  • Inquietud e irritabilidad cuando se intenta evitar o detener.
  • Repetidos esfuerzos sin éxito en evitarlo.
  • Excesiva preocupación por el juego.
  • Búsqueda del juego ante sentimientos de desasosiego, ansiedad o depresión.
  • Aún perdiendo dinero, se sigue jugando.
  • Se niega la dependencia del juego.
  • Se ponen en peligro o se pierden relaciones personales y sociales, trabajos, estudios o carreras profesionales.
  • Se recurre a préstamos ante la desesperada situación económica producida por el juego.
  • Se puede llegar al robo para seguir jugando.
  • Se abandonan actividades cotidianas por jugar.

EL PELIGROSO INCREMENTO DE LAS APUESTAS ON-LINE ENTRE JÓVENES

Cada día son más frecuentes las aplicaciones de apuestas on-line. Se anuncian abiertamente en televisión en horarios prime-time, así como son cada vez más numerosos los locales en donde pueden hacerse también apuestas.

Se ha observado el gran impacto que la modalidad on-line tiene entre jóvenes y adolescentes que las utilizan a través de los dispositivos móviles, mientras que los establecimientos físicos son más visitados por adultos, hombres y mujeres.

Juan, uno de nuestros pacientes, es un reflejo de lo que actualmente ocurre a muchas personas: Era consumidor de alcohol y cocaina, y poco a poco se inició en las apuestas on-line jugando pequeñas cantidades, principalmente en los momentos en los que se encontraba aburrido, desasosegado o con sentimientos de soledad. Ganaba y perdía sucesivamente pequeñas cantidades. Poco a poco aumentó sus apuestas, principalmente en la liga deportiva de fútbol, llegando a ganar cada vez mayores cantidades de dinero que inmediatamente perdía al seguir jugando. Sus deudas iban aumentando, había comenzado a pedir dinero prestado que no podía devolver. En un momento dado ganó veinte mil euros que después perdió porque no pudo contener el impulso de seguir jugando con la expectativa de duplicar las ganancias. Llegó a deber más de setenta mil euros, habiendo ahogado la economía de sus padres y pareja. 

Tratamiento psicológico de la ludopatía o juego patológico

El tratamiento psicológico de la ludopatía o juego patológico no es fácil, debido a que frecuentemente este tipo de adicción va acompañada de adicciones a drogas, como la cocaína, el alcohol o la marihuana. Es decir, lo más habitual es encontrar una adicción múltiple.

En principio es fundamental un tratamiento y seguimiento médico de apoyo. Desde la perspectiva del tratamiento psicológico de la ludopatía o juego patológico, en nuestra consulta de psicólogos utilizamos psicoterapia individual, con la ayuda de técnicas como el EMDR o el Brainspotting.

En este tipo de problemas es igualmente fundamental la ayuda de la terapia de grupo, como contención y apoyo durante el tratamiento global. Se ha demostrado que la permanencia en estos grupos psicoterapéuticos reduce el número de recaídas.