Cleptomanía o robo compulsivo

La cleptomanía es un trastorno del control de impulsos que lleva al robo compulsivo de cosas accidentalmente o de forma intencionada.

Habitualmente no hay necesidad real del objeto robado. El sujeto que padece cleptomanía no puede evitar el impulso de robar objetos, independientemente de su valor económico. Normalmente la conducta es precedida por una ansiedad creciente que se alivia inmediatamente después de sustraer el objeto deseado, aunque luego sobrevienen un fuertes sentimientos de culpa.

¿Cuáles son las consecuencias de la cleptomanía?

Las consecuencias de la cleptomanía son principalmente legales, pero también sociales, laborales o familiares. Hay tres tipos de cleptomanía:

  • Esporádica, que ocurre esporádicamente y con episodios breves.
  • Episódica, con momentos largos e intensos y periodos de remisión.
  • Crónica, de robo persistente y continuado. A pesar de haber sido ya descubierto, denunciado o arrestado, es un impulso que el paciente no puede controlar.
¿Cuáles son las características de la cleptomanía?
  • Potente impulso de robar objetos que no son necesarios.
  • Sensación de tensión creciente que conduce al robo.
  • Sentimiento de placer o gratificación durante el robo.
  • Sensación de culpa, vergüenza o miedo de ser arrestado después del robo. Tras esta sensación, el impulso viene de nuevo y se vuelve a robar repitiéndose el ciclo.
  • Lo robado no se suele utilizar nunca.
  • El robo sucede de forma espontánea, sin planificación, y suele darse en lugares públicos como comercios o supermercados, pero también en fiestas con amigos.
  • Frecuentemente los objetos robados son escondidos, regalados, donados o, a veces, vuelven al lugar de donde fueron sustraídos.

 EL ROBO COMO FORMA DE ALIVIAR LA ANSIEDAD

El cleptómano, a diferencia del ladrón, roba por satisfacer un impulso, mientras que el ladrón lo hace por diversión, por necesidad, por la atracción de determinados bienes materiales que desea, o por perjudicar a una persona. Este último puede pasar mucho tiempo planeando un robo, mientras que al cleptómano le mueve un impulso incontrolable. Normalmente, la cleptomanía incluye pensamientos recurrentes con sentimientos de liberación tras el robo. Esto sugiere que la cleptomanía puede en cierta medida ser considerada como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo.

Las personas diagnosticadas con cleptomanía padecen también de otros trastornos como ansiedad, problemas de alimentación, descontrol de impulsos, y consumo de drogasestrés, y sentimientos de  culpa.

En general el cleptómano no pretende hacer mal a nadie, sino que busca estabilizar su estado de ánimo, pero una vez realizado el robo, comienza a sentir remordimientos. Robar le hace sentir temporalmente mejor, pero después sobreviene un desasosiego que le dispara de nuevo la ansiedad y necesidad de estabilizar otra vez su estado anímico.

Tratamiento psicológico de la cleptomanía

En principio, el tratamiento psicológico de la cleptomanía, como trastorno del control de los impulsos, conlleva una psicoterapia individual, unida a técnicas como la relajación, el EMDR, el EFT, Brainspotting o Técnicas de Integración Cerebral. Adicionalmente, en casos límite y muy graves, puede ser útil la ayuda de un asesoramiento y tratamiento médico coadyudante.

Como psicólogos consideramos que en el trastorno del control de los impulsos, siempre que no sea debido a los efectos secundarios de otro tipo de medicación, suele lograrse un gran alivio de los síntomas con el tratamiento psicológico y médico.