Claustrofobia

La claustrofobia es un miedo incontrolado a los espacios pequeños, reducidos o cerrados sin salidas definidas. Predomina el pensamiento o temor de no poder salir o escapar en un momento determinado, por eso este tipo de personas necesitan saber que hay una salida posible para poder calmarse. Si no existe, como en el caso de los aviones en vuelo, la ansiedad puede llegar a ser descontrolada.

Ocurre en ascensores, habitaciones cerradas, trenes, en el coche con los atascos, aviones, centros comerciales con mucha gente y poca capacidad de movimiento.

¿Por qué aparece la claustrofobia?

El origen de la claustrofobia suele tener que ver con algún momento en la vida en donde se vivió la situación angustiosa de quedarse solo, sin salida o encerrado en algún lugar.

También es expresión de una angustia básica interior que tiene relación con el propio recorrido vital personal, de las experiencias vividas, de miedos ocultos o como autosabotaje de situaciones vitales a las que se teme enfrentar.

¿Cuáles son los síntomas de la claustrofobia?
EL ESPECIALISTA EN ASCENSORES

La persona que padece una claustrofobia necesita, para poder tranquilizarse en un momento dado, saber que existe una posible salida o vía de escape. Por ello, en los centros comerciales por ejemplo, siempre estudian todas las salidas de emergencia. El problema es cuando no se percibe ninguna vía de escape posible, como en los aviones una vez que han despegado. En estos casos la angustia y la ansiedad son muy elevadas,  pudiendo llegar a ser paralizante.

Hemos encontrado en consulta algunos pacientes que ellos mismos han intentado buscar sus propios recursos para escapar de su claustrofobia, como el caso de un paciente que, para superar su temor a los ascensores, se había estudiado los manuales de prácticamente todas las marcas y sabía perfectamente por donde escapar si en un momento el ascensor de paraba. Era la única forma que encontró de poder hacer frente a su miedo.

Tratamiento psicológico de la claustrofobia

En el tratamiento psicológico de la claustrofobia, lo más importante es evitar cuanto antes las limitaciones capaces de arruinar la vida personal, social y laboral. Este tipo de fobias habitualmente condicionan también a las personas de alrededor dando lugar a problemas, dado que nunca acaban de entender realmente lo que sucede ni por qué limita tanto.

El tratamiento psicológico de la claustrofobia, desde nuestra experiencia de psicólogos, suele basarse tanto en la propia psicoterapia breve como base, junto a la hipnosis, EMDR, técnicas de relajación, método SHEC,  Técnicas de Integración CerebralBrainspotting o visualizaciones dirigidas.

Siempre y cuando la fobia no esté asociada a algún trastorno más severo, los resultados en el tratamiento de la claustrofobia suelen ser rápidos y permanentes.