Fobia a los médicos y hospitales

Las fobias a los médicos y a los hospitales, obviamente, están muy relacionadas.

A la fobia a los médicos también se le llama iatrofobia o yatrofobia, mientras que el miedo a los hospitales se le conoce como nosocomefobia. En ambos casos se trata del temor persistente e injustificado a los médicos, al personal de la salud u hospitales. En general, el temor puede activarse simplemente ante quien lleve una bata de hospital o similar, por ejemplo, dentistas, farmacéuticos, obstetras, enfermeros o, incluso, psicólogos.

Este tipo de fobias se relacionan muy directamente con la hipocondría y el temor a las enfermedades fatales o a la muerte. Estos pacientes suelen tener pánico a las revisiones o consultas con un médico. Casos más excepcionales son aquellos en los que se teme a los médicos por el miedo a no superar determinadas pruebas médicas periódicas de la que dependen un trabajo muy cualificado, como puede ser el caso de los pilotos comerciales.

De Salud Psicólogos - Fobia a los médicos y hospitales - Psicólogos Málaga

¿En qué consiste exactamente la fobia a los médicos?

Esta fobia puede asumir diversas variantes, según quien lo padezca. Desde el miedo al solo acto de acudir al médico, o extenderse a todo lo relacionado con la salud, incluidos hospitales y consultas sanitarias. En los casos de mayor gravedad el sujeto rechaza cualquier actividad médica, como puede ser una cirugía, un análisis de sangre, el control de la presión arterial o un diagnóstico médico o psicológico.

El resultado es que finalmente estos pacientes postergan o evitan visitas a los médicos, revisiones, diagnósticos o tratamientos necesarios, poniendo en peligro su salud. En estos casos, es mayor el temor a la propia consulta médica que a las consecuencias reales y peligrosas que pueden derivarse de esta constante evitación.

¿Y la fobia a los hospitales?

En complementariedad con lo anterior, la nosocomefobia o fobia a los hospitales y centros sanitarios en general, es relativamente poco frecuente pero también con implicaciones peligrosas. Supone niveles de pánico y ansiedad irracionales ante la posibilidad de tener que ir a un hospital o centro sanitario. El miedo es incontrolable, reconociendo el propio paciente lo desproporcionado de sus temores.

Si bien no siempre se dan conjuntamente, es habitual que la nosocomefobia aparezca vinculada a la iatrofobia. Igualmente, la hipocondría y la fobia a las inyecciones y a la sangre suelen estar muy presentes en estos pacientes.

¿Cuáles son los síntomas habituales de estas fobias?

Como psicólogos sabemos que, además de la evitación de las visitas a médicos u hospitales, y como en toda fobia, podemos apreciar, entre otros síntomas:

  • Falta de aliento.
  • Sudoración excesiva.
  • Náuseas y sequedad bucal.
  • Temblores.
  • Incapacidad de hablar o pensar con claridad.
  • Miedo a la muerte, a perder el control.
  • Sensación de irrealidad.
  • Temor a un ataque de pánico o de ansiedad.

Vivencialmente este tipo de personas apenas tienen en su cabeza otra cosa que no sea el miedo a una enfermedad, a un síntoma, que les obligue acudir al  médico, a un hospital o a realizarse pruebas o una cirugía.

NO PUEDO IR AL HOSPITAL, NI SIQUIERA A VER A MI HIJO

Durante un tiempo tuvimos en tratamiento en nuestra consulta a un paciente públicamente conocido, cuyo temor a los hospitales y a los médicos realmente imposibilitaba su vida diaria y familiar. Paradójicamente, era una persona que no se cuidaba; bebía mucho, sus horarios de descanso eran caóticos y comía cualquier cosa en cualquier momento. Cada vez que oía mencionar a un médico, se ponía en guardia, no entraba en las farmacias y, mucho menos en los hospitales.

Y este último fue el punto en donde su pareja le obligó a acudir a nuestros psicólogos: No podía visitar a ningún amigo que estuviese convaleciente en un hospital. Pero, lo peor de todo es que a su hijo mayor, que tras sufrir un grave accidente de moto e ingresado, tampoco fue capaz de estar con él,  acompañarlo. Iba con su mujer diariamente al hospital, pero se quedaba fuera, en la salida, esperando, nervioso, fumando un cigarro tras otro.

¿Cuáles son las consecuencias de estas fobias?

Hemos tenido en nuestra consulta de psicólogos a pacientes que llevaban muchos años sin ir a un médico, a veces casi toda una vida, aún estando enfermos o necesitando revisiones, pruebas o tratamientos. La ansiedad de estas personas es enorme, dado que son conscientes del peligro que corre su salud, lo que acaba cerrándose en un bucle de miedo a la enfermedad, miedo al medico, y más miedo a la enfermedad y a la muerte. Así constantemente.

Ni que decir tiene la gravedad de esta situación. Si bien es irracional el temor a acudir al médico, es real el peligro de una enfermedad grave. Ellos lo saben generándoles una ansiedad que bloquea cualquier decisión. Hemos tenido casos de personas a las que se ha tenido que sedar para poderles realizar una simple prueba médica.

¿Cuál es el origen y tratamiento de la fobia a los médicos y hospitales?

Como en toda fobia, su origen puede ser diverso. Habitualmente una fobia de estas características puede haberse desarrollado, o bien por algún tipo de experiencia traumática, directa o indirecta, o ser el resultado de la focalización y desplazamiento en estas situaciones de un temor y angustia más hondas. En el primer caso, podemos encontrar experiencias muy negativas vividas directamente en algún centro o profesional de la salud o, indirectamente siendo testigo de alguna enfermedad grave o muerte de alguien cercano. En el segundo caso, situaciones de apego deficitarias en la historia del paciente, pueden haber determinado el temor inconsciente a la desaparición o muerte, desplazándose dicho temor al contexto médico.

El tratamiento psicológico más recomendable en estos casos es una psicoterapia individual orientada a la desensibilización de las experiencias directas vividas; en el segundo caso, el análisis de las relaciones infantiles y angustias más profundas, habitualmente centradas en el temor a la muerte, que han derivado y se han focalizado en el contexto médico u hospitalario. Es útil en ambos casos el uso de diversas técnicas complementarias, como puede ser el EMDR, el Brainspotting o el uso de las Visualizaciones.

De Salud Psicólogos - Fobia a los médicos - Fobia a los hospitales - Psicólogos Málaga