Ansiedad social

El trastorno de ansiedad social consiste en un temor intenso y persistente a ser observado y juzgado por otros. Este temor puede afectar el trabajo, el ámbito académico y otras actividades cotidianas. Puede incluso dificultar hacer y mantener amigos.

El trastorno de ansiedad social es un tipo de trastorno de ansiedad. Las personas con este trastorno tienen síntomas de ansiedad o miedo en todas o solo en determinadas situaciones sociales, como conocer a gente nueva, tener una cita, en entrevistas de trabajo, tener que responder a una pregunta en clase o tener que hablar con el cajero de una tienda. Incluso, hacer cosas tan sencillas frente a otras personas, como comer o beber o usar un baño público, puede llevar a ansiedad o temor. En general existe el temor a ser humillado, juzgado o rechazado.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad social?

Habitualmente las causas de la ansiedad social hay que buscarlas en la educación y entornos familiares o escolares tempranos. Una educación en donde han existido elevadas exigencias, críticas o burlas, con devaluaciones o comparaciones con otras personas, suele jugar un papel determinante en este tipo de trastornos.

Pero igualmente, sufrir fracasos repetidos, malas experiencias o determinadas experiencias traumáticas a lo largo de la vida, también pueden determinar el retraimiento y miedo social característico del trastorno.

¿Cuáles son las consecuencias de la ansiedad social?

La ansiedad social tiene consecuencias importantes sobre la salud mental, como en el caso de un aislamiento social progresivo, los bloqueos emocionales, depresión, pérdida de autoestima, adicción a los móviles y a las redes sociales, así como la potencial aparición de fobias y miedos.

Igualmente, es importante el impacto de este problema en los ámbitos académico, social y laboral desde donde pueden desarrollarse adicciones a sustancias como el alcohol o drogas como medio para afrontar estas dificultades.

¿Cuáles son las manifestaciones o síntomas de la ansiedad social?

En general, como síntomas o manifestaciones de la ansiedad social, se observan los siguientes:

  • Enrojecer, sudar, temblar, o sentir que se queda en blanco.
  • Náuseas, vómitos o problemas con el estómago.
  • Rigidez corporal, poco contacto visual ante otras personas, o hablar con voz muy baja
  • Miedo a estar con gente a la que no se conoce, así como dificultad para hablar por más que se quiera.
  • Sentirse ridículo y torpe.
  • Temer a que se le juzgue.
  • Evitar los lugares donde hay personas con las que tendría que hablar.
EL MIEDO A COMER O BEBER EN PUBLICO

Uno de los problemas que puede presentar la ansiedad social es el temor de comer o beber delante de otras personas, como por ejemplo cuando se está con compañeros, amigos o conocidos. Suelen aparecer temores a poder llegar a atragantarse, a sentir que no lo hacen correctamente, o a que se les caiga la comida y, por lo tanto, a hacer el rídiculo, ser motivo de burlas.

Esto hace que con frecuencia se eludan situaciones en donde tienen que compartir estas actividades y se retiren a comer o beber solos, lo que acrecienta sus sentimientos de soledad y aislamiento, al tiempo que acaban siendo vistos como personas ‘raras’ lo que incrementa su bucle de la ansiedad y evitación constante del contacto social.

Tratamiento psicológico de la ansiedad social

El tratamiento psicológico de la ansiedad social se apoya en una psicoterapia individual, siendo ideal combinarla con una psicoterapia de grupo. En casos muy graves puede apoyarse temporalmente en tratamiento con un asesoramiento y apoyo médico con una medicación de ayuda temporal que facilite la reducción del miedo y ansiedad.

Son igualmente eficaces en estos casos durante la psicoterapia técnicas como el EMDR, el Brainspotting, el Psicodrama o el EFT.