Nomofobia y FOMO

La nomofobia es la fobia o miedo a quedarse desconectado del móvil por olvido, falta de cobertura, de batería, de crédito en la tarjeta o, simplemente, que se estropee. Suele estar unido al FOMO (Fear of Missing Out) o temor de estar desconectado, perdiendo mensajes o WhatsApps, o el contacto con las redes sociales.

Como manifestaciones específicas, también se habla de la ‘Textafrenia’ y ‘Ringxiety’, o la falsa sensación de haber recibido un mensaje o llamada y que lleva a revisar constantemente el móvil, o del ‘Textiety’ o ansiedad de recibir o responder inmediatamente a los mensajes o comentarios.

¿Qué consecuencias tiene la nomofobia y el FOMO?
La principal consecuencia de la nomofobia y del FOMO es el estado de dependencia y ansiedad, la creación de una vida centrada en estos dispositivos, limitando progresivamente la vida cotidiana, con un importante abandono de las costumbres saludables y del cuidado personal, así como de un contacto directo cada vez más limitado con el exterior. Igualmente, la nomofobia y el FOMO pueden llevar también a prolongados trastornos del sueño.
Sin embargo, la principal consecuencia es la extrema dependencia que convierte en esclavos de las tecnologías a estas personas en donde existe un miedo real a perder el contacto y quedarse excluido si no está conectado o, si por alguna razón, se pierde la conexión y cobertura en un momento dado. 
¿Cuál es la causa de la nomofobia y del FOMO?

La nomofobia o el FOMO son el resultado de una dependencia psicológica al teléfono móvil. En principio, su incidencia es mayor entre jóvenes y adolescentes, especialmente mujeres, aunque progresivamente dicha dependencia se ha extendido a toda la población adulta, siendo un problema cada vez más amplio en todas las edades.

En la base encontramos personalidades impulsivas y dependientes socialmente hablando, inseguras y con altos problemas de autoestima e imagen personal.  Además de los problemas de personalidad, se encuentran también dificultades familiares y educativas, en entornos en donde la comunicación y la cercanía no han sido fomentados.

Síntomas de la nomofobia y del FOMO

Tanto la nomofobia como el FOMO se manifiestan en:

  • Ansiedad y angustia si no hay teléfono móvil.
  • Insomnio.
  • Invasión y dependencia del móvil en la vida cotidiana.
  • Irritabilidad cuando tiene que tener apagado el móvil.
  • Sensación de vacío si está apagado.
  • Necesidad compulsiva de mirar si tiene el móvil encendido.
  • ‘Textafrenia’, ‘Ringxiety’ o ‘Textiety’.
  • Vivir pendiente de la bateria y de la cobertura.
NO SIN MI MÓVIL

La adicción a los teléfonos móviles cada vez más muestra nuevas manifestaciones problemáticas, como son la Nomofobia y el FOMO. Ambas categorías son similares. Nomofobia hace referencia al temor o fobia a quedarse sin el móvil en un momento dado (No-Mobile-Fobia). FOMO sería una manifestación prácticamente idéntica, el miedo a quedarse desconectado, fuera de contacto o sin cobertura (Fear Of Missing Out).

Estas dos manifestaciones hace que se vivan con temor situaciones como dejarse el móvil en casa, quedarse sin batería, fuera de cobertura, que se estropee o que, simplemente, en algunos sitios no se permita la conexión, como puede ser en los aviones. Y no es ninguna broma: Tanto la Nomofobia como el FOMO dan lugar a manifestaciones propias de la adicción al móvil, es decir, irritabilidad, ansiedad, inquietud psicomotora, pensamientos recurrentes, etc. Incluso, el mero hecho de imaginar alguna de estas situaciones, dispara los síntomas.

La Nomofobia y el FOMO también las observamos en lugares en donde el móvil debería estar desconectado o apagado, y se es incapaz, como en los cines, hospitales, iglesias, en el coche conduciendo, dando lugar a comportamientos incívicos o peligrosos para uno mismo y para los demás. Pero el temor a no leer un mensaje, un WhatsApp, o un comentario en las redes sociales, hace que dichos comportamientos tengan una fuerza mayor que las prohibiciones. La fobia es a estar fuera, a quedarse fuera de todo, a quedar excluido.

Puedes consultar en esta misma web nuestras investigaciones y apariciones en medios (prensa, radio y TV) en relación con las diversas manifestaciones de la adicción al teléfono móvil.

Tratamiento psicológico de la nomofobia y del FOMO
El tratamiento psicológico de la nomofobia y del FOMO se basa en una psicoterapia breve y psicoeducación, según el nivel de dependencia mostrado, así como EMDR o el brainspotting como técnicas adicionales.

En nuestra consulta de psicólogos, también aconsejamos acompañar el tratamiento de la nomofobia y del FOMO con psicoterapia de grupo. El objetivo es siempre logar un uso racional y controlado de estos dispositivos, en la medida en que, en su justo término, son indispensables en nuestra vida cotidiana.