El complejo de inferioridad

El complejo de inferioridad consiste en sentirse por debajo e inferior a otras personas sin razones objetivas o reales. Habitualmente la persona que padece de complejo de inferioridad siente que los demás son mejores, tienen más cualidades, más posibilidades en todo.

El complejo de inferioridad es un problema de percepción, en donde nuestra imagen, nuestra autoestima se encuentra afectada produciendo una generalización del sentimiento de inferioridad respecto al entorno, lo que puede producir ansiedad, depresión, así como una gran inseguridad.

Complejo de inferioridad

¿Cuáles son las causas del complejo de inferioridad?

En la base del sentimiento de inferioridad siempre tenemos una autoestima bajaLas causas pueden ser desde situaciones concretas traumáticas o negativas, a una educación en la infancia excesivamente exigente con escaso reconocimiento, y en donde han existido modelos comparativos en detrimento de la propia valía personal.
Igualmente un ambiente excesivamente protector por parte de los padres puede llevar también a sentimientos de inferioridad e incapacidad frente al mundo y el entorno. Es frecuente que personas sobreprotegidas durante su infancia, sientan mucho miedo e inseguridad en todo, siendo ya adultos.

¿Cuáles son los síntomas del complejo de inferioridad?

Las principales manifestaciones del sentimiento de inferioridad son:

  • Retraimiento social.
  • Inseguridad.
  • Eludir las situaciones de competencia con otros.
  • Sensibilidad extrema.
  • Miedo inespecífico ante situaciones nuevas.
  • Búsqueda de la atención de otros.
  • Miedo exagerado a cometer errores.
  • Sentimientos de culpa.
  • Falta de reconocimiento de los propios méritos.
  • Dificultad en la aceptación de elogios por parte de los demás.
  • Necesidad de probarse constantemente, sin llegar a estar nunca convencido de las propias capacidades.

No obstante, el sentimiento de inferioridad puede ser pasajero. Es frecuente en ocasiones encontrarlo durante la pubertad y adolescencia y luego desaparecer con un normal desarrollo psicológico. En estos casos, suele estar motivado por los cambios físicos del crecimiento así como con los nuevos entornos sociales y escolares de esta edad.

EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD EN EL SEXO

Si en algún momento o circunstancia el complejo de inferioridad tiene efectos realmente negativos es en el sexo. Sentirse insuficiente, físicamente hablando, a otras personas, creer que no se va a estar a la altura de lo que espera la pareja, pensar que cualquier otra persona será mejor y que, por lo tanto, en cualquier momento podría perderla, son causas frecuente de disfunciones sexuales y problemas en las relaciones.

Daniela, una de nuestras pacientes, era incapaz de establecer una relación íntima con ningún chico. No solo rehuía a los chicos que le gustaban sino que le aterraba la posibilidad de intimar con ninguno de ellos ante la posibilidad de tener relaciones sexuales. Sentía que cualquier chica tendría un cuerpo mejor que el suyo, que no iba a ser capaz de cubrir nunca las expectativas de su compañero. Se detestaba cuando se miraba en el espejo y veía con naturalidad el no tener contacto de ningún tipo con los hombres. Para ella era un mundo que le estaba vedado, no tenía posibilidades y había llegado a aceptarlo como un hecho en su vida. Como ella misma decía, ‘es como haber nacido con un defecto irreparable, tienes que aceptarlo’.

Complejo de Inferioridad y Síndrome del impostor

Complementariamente al complejo de inferioridad, nos encontramos con el síndrome del Impostor, que se caracteriza por la sensación de no merecer lo bueno que se ha logrado o se tiene en la vida. En la base se encuentra un gran sentimiento de inferioridad que impide disfrutar de los éxitos, que se consideran casualidades y no méritos personales. Este sentimiento convive con el miedo a ser conocido realmente y, finalmente, rechazado. Por eso los éxitos se sienten injustos, sintiéndose estas personas como impostores.

Los pacientes con este tipo de percepción suelen rechazar los halagos, reconocimientos de los demás. En ocasiones, incluso, desprecian a las personas que les muestran admiración, amor y cariño; los consideran poco inteligentes e incapaces de ver la realidad.

Tratamiento psicológico del complejo de inferioridad

Dado que el complejo de inferioridad suele radicarse en un problema de autoestima, dependiendo del tipo, si es puntual en relación a algún aspecto concreto, o generalizado afectando a diversos aspectos de la vida cotidiana, es conveniente una psicoterapia breve en el primer caso, o una psicoterapia de larga duración, si su extensión es más amplia.

Desde nuestra experiencia como psicólogos, además de la utilización de técnicas como el EMDR o el EFT resulta muy útil en estos casos la combinación de la psicoterapia individual con la psicoterapia de grupo.

sentimiento de inferioridad