Influencias externas en la pareja

Las principales influencias externas en la pareja suelen ser los amigos, los padres o familia política en general de alguno de los cónyuges. Dichas influencias se relacionan con el intento de manipular la relación y dinámica de la pareja en beneficio propio o, incluso, de destruirla.

Cuando esto ocurre se produce un desequilibrio que lleva a discusiones o incluso a la separación. Dichas influencias nunca deberían afectar si uno de los miembros de la pareja no fuese receptivo. El problema esencial suele provenir de la dependencia de uno de los cónyuges a dichas influencias.

¿Cuáles son las consecuencias habituales de las influencias externas? 

Las consecuencias más habituales de las influencias externas suelen ser las discusiones o la separación. Para muchas personas los amigos o la familia tienen realmente un peso mayor del que deberían tener en su relación de pareja.

Así, cuando el nivel de comunicación y de confianza de un miembro de la pareja es mayor con el exterior que con su propia pareja, es cuando surgen los problemas. La relación de pareja debe ser siempre de unidad, en donde la confianza y comunicación entre ambos debe ser siempre mayor respecto del exterior.

¿Cuáles son los signos y causas de la influencia externa en la pareja? 

Habitualmente cuando uno de los miembros de la pareja es sensible a las influencias de amigos, o de la propia familia, solemos encontrarnos con una personalidad dependiente e insegura que no ha sabido desvincularse de sus lazos afectivos.

También suele encontrarse este problema en parejas con una mala relación en donde la búsqueda de apoyo externo acaba convirtiendo su relación en un escenario en donde todo el mundo interviene.

Así, los signos más frecuentes de esta influencia externa en la pareja suele expresarse a través de:

  • Valoración de la pareja, con presiones de ruptura.
  • Los hijos y su educación por parte de amigos y abuelos.
  • Quejas y celos por no estar tan disponible como antes.
  • Intromisiones sobre como debe ser la relación.
  • Ataques y comentarios de ex-parejas, normalmente a través de los hijos comunes o familias políticas.

LA FAMILIA POLÍTICA Y LA PAREJA COMO UNIDAD

En algunos casos las familias políticas de los miembros de la pareja están más presentes de lo deseable. Esto puede ser un importante problema por las constantes interferencias en la relación. En la base se encuentra la inseguridad y dependencia de uno de los miembros de la pareja de su familia, así como la posesividad de algunos padres que, aun habiéndose independizado sus hijos, se siguen considerando autorizados para intervenir en sus vidas.

Hay que tener en cuenta que la relación de pareja debe ser una unidad en donde las influencias externas, de amigos, familia o de los propios hijos, deben ser mínimas si se pretende una relación estable. Al mismo tiempo, dentro de la relación de pareja debe existir un espacio para la propia intimidad personal.

Por lo tanto, la unidad de la pareja debería siempre estar por encima de los demás, en donde nadie, ni siquiera los hijos, deben condicionar el curso de la relación. Todo ello sin perder ese espacio de intimidad personal necesario en toda pareja.

Tratamiento psicológico de las influencias externas a la pareja 
El tratamiento psicológico de las parejas que se ven sometidas a influencias externas, sean de amigos o de padres, pasa siempre por una terapia de pareja que les ayude a fortalecerse y apoyarse mutuamente, dejando en lo posible fuera dichas influencias y enseñándoles los mejores cauces de comunicación entre ellos y de relación con el exterior.

Es posible, y suele ocurrir, que el miembro más dependiente de la relación no sea consciente de que necesita de tratamiento y que puede destruir su relación, seguramente porque toda su vida ha mantenido este tipo de relaciones. Como psicólogos en estos casos recomendaríamos una terapia individual adicional o alternativa.