Falta de deseo sexual

Los problemas de falta de deseo sexual, o anafrodisia, afectan tanto a hombres como a mujeres, aunque algo más a estas últimas. Consisten en general en un bajo nivel de interés en mantener relaciones sexuales, no respondiendo al deseo de actividad sexual de la pareja.

Normalmente, debajo de los problemas de falta de deseo sexual suele encontrarse algún tipo de disfunción sexual, siendo en la mayor parte de los casos de origen psicológico.

¿Qué tipos de falta de deseo sexual existen?

Habitualmente encontramos las siguientes afectaciones en la falta de deseo:

  • Afectación primaria, especialmente entre mujeres que nunca, o pocas veces, han tenido deseo sexual ni fantasías o conductas sexuales.
  • Afectación secundaria, en donde se ha disfrutado con anterioridad de un deseo normal pero se ha perdido.
  • Afectación generalizada, en donde no se experimenta deseo ni hacia su pareja ni hacia otras personas.
  • Afectación situacional, sin deseo sexual hacia su pareja, pero sí hacia otras personas.
¿Cuáles son las causas de la falta de deseo sexual?

Habitualmente las causas de anafrodisia o falta de deseo sexual son:

EL CAMBIO Y EVOLUCIÓN DEL DESEO SEXUAL

La falta o ausencia de deseo sexual consiste en un bajo nivel de interés en las relaciones sexuales y en donde el afectado no responde al deseo de actividad sexual de la pareja. Puede acompañarse de otros problemas físicos o psíquicos, llegando a producir importantes sentimientos de culpa.

Igualmente, y pasada la época del enamoramiento, especialmente si estamos en una relación larga y duradera en el tiempo, puede llegar un momento en que el anhelo por la otra persona se reduce, disminuye considerablemente el interés por mantener relaciones sexuales, así como las fantasías y pensamientos eróticos. En algunos casos, incluso aparece malestar.

Sin embargo, es importante saber que el deseo cambia, evoluciona y se modifica a lo largo de la vida. Es absolutamente normal tener temporadas de más y menos deseo. Igualmente, y cuando se habla de deseo sexual, comunmente se le identifica con la pasión e impulsos irrefrenables hacia la pareja. Sin embargo, existen diferentes tipos de deseo.

Tratamiento psicológico de la falta de deseo en las relaciones sexuales

El tratamiento psicológico de los problemas de falta de deseo sexual, o anafrodisia, se basa en la localización de las posibles causas mediante una psicoterapia breve o de larga duración, según el caso, que detecte y trate el origen psicológico del problema. No obstante, es siempre recomendable una supervisión, reconocimiento y asesoramiento médico previo antes del inicio de cualquier psicoterapia en este sentido.

Además de la propia psicoterapia, como psicólogos, trabajamos este tipo de problemas al mismo tiempo con visualizaciones relajación, autosugestión, EMDR o hipnosis clínica, junto con una terapia de pareja. Igualmente, prescribimos y son útiles, una serie de ejercicios para realizar en pareja, con el fin de desbloquear y recuperar progresivamente el deseo y atracción perdida por el sexo.