Parafilias

Las parafilias son comportamientos sexuales no convencionales, en donde el placer se encuentra en objetos, actividades, individuos o situaciones atípicas.

Es dificil establecer el límite de lo que es una parafilia, aunque existe reconocimiento de la existencia de al menos catorce categorías, como son el sadismo, masoquismo, exhibicionismo, voyeurismo, zoofilia, coprofilia, coprolalia, afixiofilia, transvestofilia, urofilia, erontofilia, pedofilia, necrofilia, el fetichismo y el frotismo. Sin embargo, en términos reales, se han llegado a identificar hasta 549 parafilias.

¿Cuáles son las consecuencias de las parafilias?

Las consecuencias de las parafilias son difíciles determinar. En general, si alguna de estas prácticas se realiza como forma adicional de placer, de erotismo, dentro del sexo convencional y sin producir daños personales o económicos, no se considera parafilia.

En otros casos, las parafilias pueden llevar a importantes problemas legales, económicos, dentro de la pareja, en los círculos familiares o sociales, principalmente cuando no puede evitarse su realización, es un impulso irrefrenable, y tiende a repetirse.

¿Cuáles son las causas de las parafilias?

Lo más importante para considerar una parafilia como trastorno es que:

  • Se convierta en un medio exclusivo de placer frente a otras prácticas convencionales.
  • Implique daños físicos, psicológicos o sociales, tanto a quien lo práctica, como a su entorno.

Las causas de las parafilias, cuando son un trastorno, se encuentran habitualmente en un descontrol de los impulsos, en experiencias traumáticas pasadas, en la necesidad de búsqueda de sensaciones límite, o en la depresión y vacío personal. Las parafilias suelen coexistir también con adicciones, principalmente con drogas.

PARAFILIAS SATISFACTORIAS Y PARAFILIAS PROBLEMÁTICAS

Realmente hay dos tipos de parafilias: Aquellas que se realizan como complemento erótico dentro de una relación sexual convencional en donde no existe daño de ningún tipo, siendo una actividad consentida por la pareja, y aquellas que acaban transgrediendo normas sociales, legales o que incluso, infringen daño físico o psicológico a uno mismo y a otras personas.

Dentro de este último tipo de parafilias, en nuestra consulta hemos constatado con frecuencia algunas como la tendencia irrefrenable y constante al sexo con desconocidos, relaciones muy frecuentes con prostitutas o el exhibicionismo en la calle, entre otras. También hemos observado, en relaciones estables, que uno de los miembros de la pareja es incapaz de tener relaciones sexuales convencionales dado que permanece ‘enganchado’ a parafilias como el fetichismo.

Una parafilia es por lo tanto problemática en que medida en que impide una relación sexual convencional o se realiza infringiendo daños personales o a otras personas, a veces con importantes consecuencias sociales y legales. 

Tratamiento psicológico de las parafilias

Habitualmente el tratamiento de las parafilias, requiere de la ayuda de un tratamiento médico complementario, principalmente cuando en la base se encuentra un descontrol impulsivo.

Como tratamiento psicológico, es imprescindible una psicoterapia individual simultaneada, según el caso, con técnicas adicionales como el EMDR o el brainspotting dentro de la propia psicoterapia.