Problemas y conflictos laborales

Los problemas y conflictos laborales son habitualmente origen de importantes trastornos psicológicos derivados de la inadaptación, un mal ambiente laboral, la desmotivación, el estrés o sobrecarga de trabajo, la dificultad en adaptarse a los cambios internos de la empresa, el miedo al despido o el propio despido con la dificultad y temor de no encontrar trabajo en el mercado laboral, así como el acoso laboral.

El trabajo ocupa la mayor parte de la vida, con lo que cualquier problema serio y no resuelto deteriora inevitablemente la estabilidad personal y psicológica de los afectados.

¿Cuáles son los problemas y conflictos laborales más habituales?

Habitualmente los problemas y conflictos laborales más habituales en nuestra consulta son:

¿Cuáles son las consecuencias de los problemas y conflictos laborales?

Los problemas y conflictos laborales afectan seriamente la vida cotidiana, siendo una de sus principales consecuencias las bajas laborales, a veces indefinidas, como recurso de evitación de volver a enfrentarse al entorno laboral.

En otros casos, el trabajo absorbe tanto que se convierte en el motivo principal de vida de una persona, afectando a su entorno familiar y social, con los consecuentes problemas psicolólgicos derivados del estrés y la ansiedad.

¿Cuáles son los principales síntomas de los problemas y conflictos laborales?

Los principales síntomas de los problemas y conflictos laborales que hemos observado en nuestra consulta son:

ANTE LOS PROBLEMAS EN EL TRABAJO, DARSE DE BAJA NO ES SIEMPRE LA MEJOR SOLUCIÓN

Hasta cierto punto es comprensible y habitual, que en una situación de conflicto o de problemas laborales se recurra a la baja médica como medio de evitación del malestar. Ante una importante ansiedad y depresión es indudablemente necesario un descanso junto a un tratamiento que permita la recuperación y una adecuada incorporación.

Sin embargo, la baja nunca debe ser un medio para evitar volver al trabajo. El aplazamiento constante de la reincorporación no hace más que fomentar la tensión y ansiedad anticipatoria ante el regreso, al tiempo que aumenta los posibles conflictos con la empresa, lo que hace que los problemas se acaben incrementando en un bucle cada vez más tenso. Cuando un conflcito o una situación laboral difícil es persistente, debe buscarse por todos los medios una solución con el fin de no afectar la salud mental y el propio equilibrio personal, social y familiar.

Tratamiento psicológico de los problemas y conflictos laborales

En el tratamiento psicológico de los problemas y conflictos laborales es útil una psicoterapia breve con la utilización de técnicas auxiliares como la relajación, el EMDR o el EFT. Con frecuencia, y dependiendo de la naturaleza del problema, es adecuado también el coaching como herramienta.

La finalidad de este tratamiento terapéutico se basa en el incremento de la capacidad de afrontamiento a los problemas laborales, aumentando la autoestima, la adaptación, fortaleza y capacidad de decisión, con reducción del miedo y la ansiedad, tanto a la situación actual como al futuro. La finalidad es el logro de la capacidad de afrontar y cambiar la situación, así como, en caso extremo, de poder buscar otras alternativas laborales.