Estrés laboral

El estrés laboral o en el trabajo se caracteriza por una creciente sensación de presión que puede llegar a provocar afecciones físicas o psicológicas con consecuencias que, además de la propia salud, también implican al entorno más próximo, como la familia o los amigos.

Más allá de la propia presión laboral, este tipo de estrés también se encuentra en personalidades muy competitivas, autoexigentes, perfeccionistas, o adictas al trabajo, y en donde el trabajo no es el problema, sino ellos mismos como personas.

¿Cuáles son las causas del estrés laboral?

El estrés laboral no lo padece todo el mundo, aún bajo las mismas exigencias. En el estrés existen variables de personalidad que modulan el efecto de las presiones externas haciéndolas más o menos perjudiciales. Si bien es cierto que determinadas condiciones son en sí mismas dañinas (excesivas exigencias y horas de trabajo, pocos descansos o vacaciones, etc), personalidades muy competitivas y agresivas (personalidades tipo A), perfeccionistas, inseguras, poco asertivas, con baja autoestima o adictas al trabajo, son más propensas a padecer los problemas físicos y psicológicos de este tipo de estrés.

Probablemente una de las consecuencias más relevantes del estrés laboral es el Síndrome de Burnout.

¿Cuáles son los principales síntomas del estrés laboral?

Los principales síntomas del estrés laboral que hemos encontado en nuestra consulta son:

CUANDO EL ESTRÉS LABORAL HACE LA VIDA IMPOSIBLE

Aproximadamente seis de cada diez trabajadores presenta síntomas de estrés laboral en distintos grados. Esto conlleva como un 50% de días de trabajo perdidos, siendo además una de las principales causas de bajas laborales.

Se manifiesta principalmente por fatiga crónica, falta de atención y dificultades de concentración, desmotivación y baja autoestima, siendo considerada una de las principales razones de las bajas laborales. En este sentido algunas empresas ya han tomado medidas para evitar el estrés laboral mediante programas y cursos.

Hay que tener en cuenta que el estrés crónico, además de la desmotivación, la disminución de la productividad, el bajo rendimiento y una menor eficiencia y desempeño, también afecta a las relaciones profesionales, familiares e interpersonales en general. Esto, unido al incremento del gasto en bajas, ha conllevado un aumento de costes por indemnizaciones y la atención sanitaria.

Tratamiento psicológico del estrés laboral

El tratamiento psicológico del estrés laboral, además del cambio en las condiciones laborales externas, se basa fundamentalmente en el tratamiento de las variables personales que determinan dicha respuesta de estrés.

En este caso se trataría la autoexigencia, la necesidad de competir, el perfeccionismo, la adicción al trabajo como estilo de vida, o una baja autoestima e inseguridad. Es útil, en este sentido, una psicoterapia breve con la ayuda también de técnicas como la relajación, el EMDR, la autohipnosis, el EFT o la reestructuración cognitiva.