Trastornos de personalidad

Los Trastornos de personalidad agrupan un conjunto de problemas con un patrón permanente y prolongado de experiencias internas y de comportamientos que se apartan de las expectativas habituales, produciendo afectación y sufrimiento, no solo personal, sino también en los entornos familiares, sociales o laborales.

Los Trastornos de personalidad suelen ser prolongados y estables en el tiempo, teniendo habitualmente su origen en la niñez o adolescencia. No obstante, también pueden originarse en muchos casos por experiencias difíciles o traumáticas durante la edad adulta.

¿Cuáles son las consecuencias más habituales de los Trastornos de personalidad?

Normalmente las consecuencias más habituales de los Trastornos de personalidad son el propio sufrimiento y daño personal en donde el afectado, o tiene poca consciencia del problema, o se siente incapaz de abordarlo o superarlo. Esto suele llevar a una inadaptación en los entornos familiares, de amistad, sociales o laborales.

Su permanencia en el tiempo hace que habitualmente requiera de un tratamiento que frecuentemente es estimulado por el entorno más próximo del afectado.

¿SABÍAS QUE …?

Los Trastornos de personalidad tienen su origen en pautas de comportamiento antiguas o primitivas que en su momento tuvieron utilidad en el control de la ansiedad, pero que llegado un momento han dejado de ser eficaces, siendo en la actualidad totalmente inadaptativas, dando lugar a multitud de problemas y sufrimiento personal.

Son, en suma, el resultado de mecanismos de defensa que tienen por finalidad la autoprotección frente a circunstancias muy adversas en un momento o periodo de la vida pero que, cuando se mantienen con el tiempo, son causa de problemas y sufrimientos a veces mayores de los que se intentaba proteger en su momento.

¿Cuáles son los principales problemas de los Trastornos de personalidad?

Los principales problemas que se derivan de los trastornos de personalidad son:

¿Cuales son los principales tipos de Trastornos de la personalidad?

Existe una amplia variedad de Trastornos de la personalidad identificados. Posiblemente los más frecuentes son:

  • La Personalidad paranoide, se basa en un patrón de conductas de desconfianza y suspicacia permanente, pudiéndose a llegar a interpretar los comportamientos y comentarios de los demás como malintencionados o con doble intención.

  • El Trastorno de evitación, se caracteriza por inseguridad a posibles valoraciones negativas de los demás, lo que lleva a una constante evitación de situaciones que impliquen el contacto con otros.

  • El Trastorno histriónico, consiste en una emotividad exagerada y descontrolada, con inestabilidad y cambios bruscos de humor, así como con comportamientos de llamada de atención.
  • El Trastorno bipolar, es una alteración importante del ánimo que se caracteriza por cambios muy drásticos en el humor, habitualmente de la depresión a la alegría extrema y exagerada, y que incapacitan la vida social, familiar y laboral.
  • El Trastorno disociativo, es una alteración de la memoria, conciencia, identidad o percepción corporal y del entorno en un momento dado.

  • El Trastorno esquizoide, esencialmente se basa en una limitación de las relaciones sociales, con distanciamiento afectivo y escasa expresión emocional.
  • El Trastorno antisocial, o psicopático, es un comportamiento caracterizado por agresividad, violencia a los demás y en donde el engaño y la manipulación son habituales.
Tratamientos psicológicos en los Trastornos de personalidad

El tratamiento psicológico de los Trastornos de personalidad con alguna frecuencia debe combinarse con un tratamiento médico adecuado. Suelen ser tratamientos largos que habitualmente requieren de una psicoterapia individual prolongada, con las correspondientes supervisiones médicas que conllevan la prescripción y ajuste periódico de una medicación.

No obstante, desde nuestra experiencia como psicólogos, consideramos que, además, técnicas recientes como el EMDR, el brainspotting, el EFT, el método SHEC y la Técnicas de Integración Cerebral, ayudan sustancialmente a la reducción de la duración y aumento de la eficacia de los tratamientos.