Trastorno esquizoide

El Trastorno esquizoide consiste en una limitación y restricción de las relaciones sociales, con distanciamiento afectivo y escasa expresión emocional interpersonal.

Las personas con Trastorno esquizoide no demuestran interés en los demás, ni en el establecimiento de relaciones íntimas con grupos o en familia. Prefieren emplear su tiempo en ellos mismos y suelen aficionarse con actividades solitarias en las que no intervengan otras personas. Esto les hace especialmente vulnerables a adicciones tecnológicas como el ordenador o los video-juegos eludiendo las experiencias sociales directas, lo que les hace aparecer como ‘raros’ e ‘insensibles’ frente a los demás.

¿Cuáles son consecuencias más habituales del Trastorno esquizoide?

Las consecuencias del Trastorno esquizoide se relacionan directamente con la evitación del contacto social y de las relaciones interpersonales. Son los que rodean a estas personas quienes advierten la anormalidad de este comportamiento en donde no parece interesar nada que provenga del exterior, no hay nadie que les motive, importándoles muy poco lo que se piense de ellos.

El Trastorno esquizoide lleva a conductas frías y distantes, sin reactividad emocional, así como también a un alejamiento de las normas sociales.

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno esquizoide?
  • Aislamiento social.
  • Baja reactividad emocional, con distanciamiento afectivo del entorno.
  • Gran afición a actividades solitarias, como los ordenadores, videojuegos o el ordenador.
  • Escasa respuesta y sensibilidad a las normas sociales.
  • Alta reducción del placer y de experiencias corporales, sensoriales o interpersonales.
  • Dificultad en la expresión de emociones básicas como el enfado, ira o alegría.
  • Pasividad ante los acontecimientos vitales externos.
EL AISLAMIENTO Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Con toda seguridad, actualmente el mejor aliado del aislamiento en los trastornos esquizoides son las nuevas tecnologías. Hacen extremadamente fácil estar en el mundo sin salir, sin las relaciones directas que tanto cuestan y de las que existe un importante distanciamiento afectivo en estos pacientes. Instrumentos como tablets, móviles u ordenadores permiten una conexión con el exterior sin implicaciones, sin contacto, sin riesgos, especialmente a través de las redes sociales y de los video-juegos on-line.

Seguramente una de las máximas expresiones de este aislamiento y distanciamiento social entre jóvenes es el llamado síndrome de Hikikomori, en donde existe una total ruptura con el entorno social e incluso familiar, siendo estas tecnologías el medio prácticamente exclusivo de estar en el mundo.

Tratamiento psicológico del Trastorno esquizoide

El tratamiento psicológico del Trastorno esquizoide se basa en una psicoterapia individual prolongada que permita resolver el origen de este distanciamiento así como la ausencia de sensibilidad ante el entorno. En gran parte dicho distanciamiento afectivo y aislamiento son una defensa frente al miedo al rechazo o la agresión psicológica proveniente de experiencias tempranas en las que no se vivió la seguridad vital necesaria en este sentido.

Desde nuestra experiencia como psicólogos, y adicionalmente, técnicas como el EMDR, el EFT, la hipnosis o el brainspotting, entre otras, contribuyen notablemente en el curso de la psicoterapia.