Trastorno Límite de la Personalidad

El Trastorno Límite de Personalidad se caracteriza por un patrón de inestabilidad en las relaciones interpersonales, en la autoimagen y afectividad, con una notable falta de control de los impulsos que se observa en muy diversos contextos.

Las personas con un Trastorno Límite de la Personalidad experimentan miedos constantes, reales o imaginados, de abandono y rechazo, con cambios en su autoimagen y comportamiento, lo que lleva a frecuentes manifestaciones de ira, a relaciones muy inestables e intensas, en donde se observa una idealización de quienes que se ocupan de ellas. Tienen tendencia a sentirse con mucha frecuencia despreciables y malas personas.

¿Cuáles son las consecuencias más habituales del Trastorno Límite de Personalidad?

Las consecuencias habituales del Trastorno Límite de Personalidad principalmente se relacionan con la inestabilidad en las relaciones personales y afectivas debido a los cambios bruscos de humor, dependencia, exigencia y hostilidad. Esto hace difícil la adaptación a entornos laborales, siendo también las relaciones afectivas inestables y tortuosas. Su impulsividad lleva a prácticas peligrosas o temerarias para ellos mismos o para los demás, pudiendo existir autolesiones, amenazas e intentos de suicidio durante periodos disociativos que parecen aliviar su autoimagen y sentimientos de maldad personal.

ABUSOS Y MALTRATO EN LA INFANCIA

Con mucha frecuencia se ha indicado que uno de los principales orígenes del Trastorno Límite de Personalidad se encuentra en experiencias traumáticas en la infancia, de forma continuada, tales como abandono, abusos o maltrato físico o psicológico por parte de los cuidadores más cercanos. Eso explicaría la disociación de la personalidad, la inestabilidad y cambios de humor, el sentimiento de ser mala persona, la agresividad, el miedo, la dependencia, o las autolesiones.

La persona con un Trastorno Límite de Personalidad internamente experimenta agresividad, miedo, rechazo, dependencia y autodesprecio que no son más que sentimientos que vivió en la infancia hacia sí mismo y hacia los demás. Esto les lleva a una búsqueda constante de alguien que les quiera, que les comprenda, a una idealización de otras personas que pasa a convertirse inmediatamente en odio cuando no se recibe la atención deseada.

¿Cuáles son los principales síntomas del Trastorno Límite de Personalidad?
  • El temor al abandono, con ansiedad, miedo o ira ante la idea de quedarse solos o abandonados, incluso cuando no hay un motivo real.
  • Problemas de autoimagen e identidad, sin un sentido claro de quiénes son o hacía dónde dirigen su vida.
  • Tendencia al todo o nada en las relaciones, a ver a las personas como perfectas o malas.
  • Comportamiento impulsivo con conductas peligrosas así como consumo de alcoholtabaco u otras sustacias.
  • Intentos de suicidio y autolesiones como forma de alivio de la angustia emocional.
  • Disociaciones con distintos estados de ánimo.
Tratamiento psicológico del Trastorno Límite de Personalidad

El tratamiento psicológico del Trastorno Límite de Personalidad habitualmente requiere de atención y supervisión médica, junto con un tratamiento psicológico basado en una psicoterapia individual prolongada. En la base se encuentran importantes problemas de apego, sentimientos de abandono y de rechazo, con probables malos tratos o abusos en la infancia, lo que afecta a la propia imagen, autoestima y confianza personal.

Desde nuestra experiencia como psicólogos técnicas como el EMDR o el Brainspotting, han demostrado ser eficaces y ayudar sustancialmente en el tratamiento general con psicoterapia.