Trastornos psicosomáticos

Los trastornos psicosomáticos incluyen todos aquellos problemas orgánicos cuyo origen es psicológico y se encuentra en dolencias emocionales no expresadas y no conscientes. Un trastorno psicosomático es una forma de expresar físicamente la tensión, el estrés, la ansiedad, o determinadas emociones que no pueden liberarse o expresarse abiertamente.

El hecho de que los trastornos psicosomáticos no tengan un origen físico directo, no significa que sean poco importantes. Todo lo contrario, pueden ser tan importantes como cualquier otra enfermedad, porque el afectado realmente está enfermo. Es habitual que se la considere como una enfermedad de ‘dolencias imaginarias’, lo que lleva a la sensación permanente de aislamiento e incomprensión por parte del entorno del afectado.

No existe un único trastorno psicosomático, sino una amplia variedad, en función del tipo de síntomas físicos y de los daños producidos. Los más habituales se relacionan con el cansancio, el aparato digestivo, el dolor físico en alguna parte del cuerpo o en general, afectaciones de la piel, aparato respiratorio o la propia tensión arterial.

¿Cuáles son las consecuencias de los trastornos psicosomáticos?

Las consecuencias más habituales de los trastornos psicosomáticos suelen ser, principalmente, la sensación de incomprensión y apoyo por parte del entorno, dado que al no tener tener un origen físico identificable, a estos trastornos frecuentemente se les considera ‘enfermedades imaginarias’.

Las enfermedades psicosomáticas tienden a cronificarse, dada la dificultad, no solo en el diagnóstico, sino de un buen tratamiento, lo que hace que se perpetuen en el tiempo manteniendose el sufrimiento físico y la incomprensión.

¿Cuáles son los principales trastornos psicosomáticos?

Son muchas las expresiones o trastornos psicosomáticos. No obstante, las más frecuentes son:

¿Cuáles son las principales causas de los trastornos psicosomáticos?

En el origen de todos los trastornos psicosomáticos existe una ausencia de solución de problemas psicológicos, de conflictos internos, que acaban expresándose en síntomas físicos:

 ‘LO SUYO VA A SER DE LOS NERVIOS’ 

¿Qué ocurre cuando no pueden objetivarse  lesiones físicas que justifiquen el cuadro clínico que presentan los pacientes? La respuesta suele ser mandarlo al cajón desastre de “los nervios”. Ese mundo intangible, impreciso e incómodo, tanto para la comunidad científica como para la sociedad, como son las emociones.

Cuerpo y mente no van separados. No somos un conjunto de células con una función determinada, sino que la relación entre ellas y el mantenimiento del equilibrio viene determinado por la manera en que cubrimos nuestras necesidades básicas. El instinto de supervivencia, de protección y de amor se ven ahogadas en un mundo que corre a más velocidad de la que nos podemos adaptar y donde la lógica y la razón priman sobre las emociones.

Sin embargo, el intentar obviar algo no hace que desaparezca, sino que se transforma en aquello que podemos interpretar, nuestro cuerpo. Aparecen síntomas y entidades clínicas que no sabemos explicar por el método tradicional y que crean gran malestar y limitación y comenzamos el baile de medicamentos para paliar, no siempre de forma eficaz, los síntomas, que siguen apareciendo o modificándose en otros. Y, sin embargo, cada vez son más los estudios donde se demuestra la gran eficacia de la psicoterapia en la curación o, al menos, en la buena evolución y control de este tipo de enfermedades, principalmente la fibromialgia, como la más estudiada.

Visita nuestro Blog y lee el artículo relacionado: ” Lo suyo va a ser de los nervios 

Tratamiento psicológico de los trastornos psicosomáticos

El tratamiento de los trastornos psicosomáticos puede necesitar, en los casos más graves, el apoyo conjunto de un tratamiento médico complementario. Un buen asesoramiento médico para comprender la enfermedad, es fundamental.

Su tratamiento psicológico, desde nuestra experiencia como psicólogos, requieren siempre de una psicoterapia individual, junto con la utilización de técnicas como el EMDR, EFT, brainspotting, Técnicas de Integración Cerebral, hipnosis clínica, psicodrama o la autohipnosis.