Respiracion, opresion y ahogos

La opresión en el pecho, los ahogos y la dificultad para respirar no siempre indican un ataque cardiaco. Cuando hablamos de trastornos psicosomáticos, los problemas para respirar son algunos de los síntomas de la ansiedad, que no es más que la anticipación de un peligro o temor frecuentemente inexistente en el presente.

Este temor conduce a una reacción en donde se acelera la respiración, lo que puede llevar a una hiperventilación, con sensación de ahogo, de no poder respirar, así como de opresión en el pecho. Puede acompañarse de sudoración y mareos.

¿Cuáles son las causas de los problemas de respiración, opresión y ahogos?

En general es muy habitual que las personas con ansiedad tengan una sensación de vacío en el pecho y, a veces, en el estómago.

Las causas más comunes de los los problemas de respiración, opresión y ahogos se relacionan, por una parte, con la ansiedad y el estrés así como con el trastorno de ansiedad generalizada que, en ocasiones, desemboca en ataques de pánico, con síntomas que hacen pensar inicialmente en un problema cardiaco. Este tipo de pacientes es habitual que en las primeras manifestaciones acudan a un servicio de urgencia médica, dado lo llamativo y alarmante de los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de los problemas de respiración, opresión y ahogos?

Los síntomas más destacados de los problemas de respiración, opresión y ahogos, pueden presentarse aislados o acompañados de otros síntomas de la ansiedad:

  • Dificultad para respirar profundamente, con opresión en el pecho y sensación de ahogo.
  • Puede haber sudoración y mareos, con visión borrosa.
  • A veces se produce una sensación de irrealidad.
  • Taquicardia o ritmo cardiaco muy acelerado.
  • Miedo a un desmayo inminente.
  • Sensación de nudo en la garganta.
  • Temblores.
  • Sequedad en la boca, dolores musculares.

LA SENSACIÓN DE VACÍO, Y LOS PROBLEMAS PARA RESPIRAR

Los trastornos de ansiedad suelen conllevar a veces una sensación de vacío en el pecho o estómago así como dificultad para respirar, por lo menos hondamente. En estos casos, es frecuente sentir un bloqueo que impide que los pulmones se llenen plenamente.

Cuando sentimos una sensación de vacío, habitualmente en el pecho, suele ser reflejo de que, de una forma u otra, hemos dejado de atendernos a nosotros mismos, nos hemos olvidado de las cosas que nos importan y nos satisfacen en la vida. En general, el ser humano cuando deja de atender sus necesidades, el cuerpo, de una forma u otra, habla mediante síntomas, señales de alarma que piden un cambio. Y cuando las necesidades no atendidas son emocionales, es cuando aparece este sentimiento de vacío que suele ir ligado a la ansiedad.

Las posibles razones son muchas: Desde una educación en la que se han desatendido, invalidado o reprimido las emociones, una pérdida importante de alguien cercano o, lo que es más importante, cuando existe una insatisfacción vital en donde se siente que no se está viviendo la vida que se desea. En estos casos, todas las manifestaciones físicas, son señales de advertencia, de alarma, empujando a un cambio personal.

Tratamiento psicológico de los problemas de respiración, opresión y ahogos

El tratamiento psicológico de los problemas de respiración, opresión y ahogos, cuando no son debidos al abuso de drogas o efecto secundario de algún medicamento, se basa en una psicoterapia individual así como en técnicas como el EMDR, el EFT, el focusing, el brainspotting o la relajación. Muchos aspectos de la historia personal del afectado seguramente están incompletos, atascados o por resolver, principalmente en lo referente a los vínculos afectivos más próximos y aspiraciones vitales personales.

También, desde nuestra experiencia como psicólogos, aporta buenos resultados la hipnosis clínica. No obstante, es imprescindible, antes de acudir a un tratamiento psicológico, haber consultado primero al médico con el fin de descartar una patología orgánica de base.