Trastornos y problemas

Recursos y Técnicas

Servicios que ofrecemos

Áreas especializadas

Trastorno de conversión

El Trastorno de conversión es un estado con síntomas neurológicos que habitualmente afectan a las funciones motora o sensorial. En general, se trata de un estado disociativo en donde el paciente convierte un conflicto psicológico en un trastorno físico, de ahí el nombre de Trastorno de conversión. Lo más notable es que no se trata de una condición fingida ni el resultado de los efectos de sustancias ni de medicamentos, se produce de forma totalmente inconsciente e involuntaria.

En general, se llega al diagnóstico de Trastorno de conversión una vez que se constata que las manifestaciones y síntomas no tienen un origen orgánico. Específicamente, dicho diagnóstico se basa en el estudio de la sintomatología después de haber excluido trastornos físicos u orgánicos.

El Trastorno de conversión es una enfermedad conocida desde hace tiempo tiempo. Antiguamente se le denominaba histeria, y cuando presentaba manifestaciones somáticas, histeria de conversión, siendo Freud uno de los primeros investigadores en este campo.

De Salud Psicólogos - Trastorno de Conversión - José de Sola - Psicólogos en Madrid - Psicólogos en Málaga

¿Cuáles son las principales causas y manifestaciones el Trastorno de conversión?

Existen dos tipos de manifestaciones clínicas en el Trastorno de conversión. Las puramente disociativas (amnesias, fugas o estupor disociativo) con problemas de alteración de la conciencia, y la síntomatología física de conversión. Esta última muestra los siguientes síntomas más habituales:

  • Déficits aparentes de la función motora voluntaria o sensitiva.
  • Movimientos temblorosos y de consciencia deteriorada, lo que puede llegar a sugerir convulsiones.
  • Posturas anormales de las extremidades, que lleva a pensar en un trastorno neurológico o físico.
  • Deterioro de la coordinación o del equilibrio.
  • Debilidad, parálisis de un brazo o de una pierna, pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo.
  • Crisis y convulsiones.
  • Anestesias.
  • Ceguera, diplopía (ver doble) o visión borrosa.
  • Sordera.
  • Dificultades para hablar, afonía.
  • Dificultad para tragar con sensación de tener una masa en la garganta.
  • Retención urinaria.
¿Que consecuencias tiene el Trastorno de conversión?

En general, el Trastorno de conversión puede llegar a incapacitar diversos aspectos del funcionamiento personal, laboral, social o familiar. En principio, dada su habitual presentación súbita y brusca, resulta alarmante y conlleva abundantes exploraciones médicas que habitualmente no concluyen nada.

Este trastorno no tiene nada de simulado o fingido. Es totalmente involuntario e inconsciente. Esto lleva con frecuencia a los pacientes a sentirse abandonados y no entendidos, dada la ausencia de un origen orgánico que justifique los síntomas. Por lo tanto, estamos ante la típica enfermedad, no siempre bien conocida por todos los profesionales, que lleva a los afectados a visitas interminables de un especialista médico a otro, sin ninguna solución clara y con multitud de posibles diagnósticos.

¿Cuál es el origen del Trastorno de conversión?

Con mucha frecuencia, los síntomas del Trastorno de conversión aparecen bruscamente en relación a sucesos, conflictos o acontecimientos estresantes internos o externos, conscientes o que han pasado desapercibidos para el afectado.

Siendo su origen totalmente psicológico, la causa suele ser muy diversa. En términos generales, se relaciona con acontecimientos, tanto pasados como presentes, de un gran contenido emocional no expresado ni integrado psicológicamente. Con frecuencia se observan antiguas situaciones traumáticas no resueltas y que han caído en el olvido. Igualmente factores como el estrés, una excesiva autoexigencia o autoestima insuficiente como para hacer frente al entorno y exigencias personales, pueden dar lugar a crisis de conversión somática.

EL ICTUS DE SERGIO

Sergio es un paciente que vino a consulta tras haber sido revisado por tres neurólogos, con un ingreso hospitalario en una de las revisiones. Es un ejecutivo de una importante firma multinacional que desde hace unos meses le aparecen bruscamente mareos, crisis de pánico y ansiedad, afasia con dificultad para hablar y reconocer palabras, y visión doble (diplopia). No obstante, no le fue encontrada ninguna patología orgánica, aunque preventivamente había sido ingresado para su observación, dado que su sintomatología podía ser compatible con un ictus.

No obstante, y descartado todo origen orgánico en sus problemas, Sergio sospechaba que algo del estrés de su trabajo podía tener que ver con lo que le estaba ocurriendo. Una evaluación psicológica nos reveló a una personalidad excesivamente autoexigente, perfeccionista, con baja autoestima y mucho miedo al fracaso. Era inquieto, impulsivo,  nervioso, necesitaba estar metido en alguna actividad o proyecto que, por necesidad, tenía que ser excelente.

Tratamiento del Trastorno de conversión 

Independientemente de la utilidad en muchos casos de un tratamiento médico complementario, el tratamiento psicológico se basa en una psicoterapia individual, habitualmente de larga duración, que explique y resuelva el origen de dicha sintomalogía de conversión. Es útil no obstante, durante el proceso psicoterapéutico, la utilización adicional de técnicas como la hipnosis clínica, el EMDR, la Integración del Ciclo Vital o el Brainspotting, entre otras.

En general, el paciente no tiene consciencia de tener ningún conflicto emocional o psicológico, lo que nos da una idea de como la conversión es un magnífico sistema de autoprotección inconsciente que deja fuera de la consciencia todo rastro de sufrimiento emocional interno, desviándolo hacia manifestaciones físicas que aparentemente no tienen relación con el problema.

De Salud Psicólogos - Trastorno de Conversión - José de Sola - Psicólogos en Madrid - Psicólogos en Málaga

error: Contenido protegido !!