Evaluación y diagnóstico psicológico

Realizar una evaluación y un diagnóstico psicológico es necesario a veces antes de iniciar un tratamiento psicoterapéutico. Su finalidad es aportar información sobre la problemática y estado actual del paciente al inicio del tratamiento.

Son muchos los tipos de evaluaciones sobre las que se apoya el psicodiagnóstico final. Desde la propia entrevista personal, en donde se analizan las circunstancias personales y familiares del paciente, tanto en el ahora como en su pasado, al uso de tests, tanto psicométricos como proyectivos, en donde puede apreciarse la naturaleza y dinámica interna del problema que le trae a consulta.

¿Cómo se realiza una evaluación y diagnóstico psicológico?

Normalmente el proceso de psicodiagnóstico, antes de comenzar una psicoterapia, consiste en:

  • Recogida de información inicial, mediante la entrevista con el paciente y familiares, si procede.
  • Evaluación, utilizando tests psicológicos y pruebas de diversa naturaleza, según el caso.
  • Devolución y entrega de los resultados, desde donde se programa y decide el plan de intervención terapéutica con el paciente.

VIVIR CON UN DIAGNOSTICO

Conocer a fondo la problemática de un paciente no significa necesariamente tener que ponerle una etiqueta, un diagnóstico. Aunque a veces puede ser necesario, no siempre es recomendable. Sabemos que cuando un paciente es diagnosticado tiende a vivir y comportarse conforme a su diagnóstico. Parece que la etiqueta le indica quien es, lo que le pasa y lo que debe esperar del futuro.

Por ello, antes de iniciar una psicoterapia, en nuestra consulta de psicólogos nuestros diagnósticos son dinámicos, es decir, tienden más a explicar que a poner un nombre a lo que sucede. Con frecuencia acuden pacientes con diagnósticos graves que parecen haber determinado su vida.

Este es el caso de Jesús. Vino a nuestra consulta muy preocupado con un diagnóstico de ‘depresión mayor’ y en tratamiento con dos antidepresivos y un tranquilizante. Jesús indicaba que él nunca había tenido una depresión y que su estado de ánimo había empeorado muy recientemente. Mostraba tristeza y ansiedad generalizada. Tras una evaluación psicológica, se constantó que su vida había sufrido varios acontecimientos relevantes importantes: el fallecimiento de de mujer hacía cinco años, un nuevo matrimonio, y problemas financieros su empresa. Trabajamos bajo la hipótesis de que dichos acontecimientos tendrían que ver con su estado de ánimo. Tras un mes de psicoterapia, y dada su notable mejoría, nuestro servicio de asesoramiento y atención médica le retiró la medicación. A los cuatro meses, le dimos el alta. 

¿En qué casos es necesaria una evaluación y diagnóstico psicológico?

Normalmente la evaluación y psicodiagnóstico supone de unos 2 a 3 días de trabajo antes del inicio de la psicoterapia. Suele ser recomendable antes de iniciar cualquier tratamiento psicoterapéutico con el fin concretar los objetivos de la psicoterapia, así como establecer la situación en la que se encuentra el paciente.

Adicionalmente en algunos casos es necesaria dicha evaluación como base en la elaboración de informes psicológicos necesarios en determinadas circunstancias.