Psicoterapia prolongada

La psicoterapia prolongada o de larga duración es una forma de psicoterapia individual en donde, dada la problemática del paciente, tiene una extensión en tiempo y en objetivos no limitados con anterioridad.

La psicoterapia prolongada, dada su duración, pone en juego durante el tratamiento múltiples mecanismos como la vinculación segura con el terapeuta y la transferencia, entre otros, correspondiendo habitualmente dicho modelo con un estilo de psicoterapia de tipo dinámico o analítico en donde tiene más importancia la dinámica interna de las dificultades que la concreción de objetivos en un tiempo determinado.

¿Cuándo y en qué casos se utiliza la psicoterapia de larga duración?

La psicoterapia prolongada o de larga duración es necesaria y la utilizamos cuando:

  • Estamos ante una problemática amplia en donde, dadas las repercursiones sobre el paciente, resulta difícil definir un foco u objetivo concreto, interesando en estos casos más la solución de la dinámica interna del problema.
  • Dado el tipo de problemática es más importante el análisis y la solución que el tiempo de tratamiento, aunque una mejora rápida siempre es la pretensión final en toda psicoterapia.

NO SÉ QUE ME PASA, PERO SIENTO QUE ALGO VA MAL EN MI VIDA

Federico acudió a nuestra consulta de psicólogos con la sensación de que algo no iba bien en su vida, que algo fallaba aunque no sabía definir con claridad el qué. Quería tomarse un tiempo de análisis personal profundo, sin pretensiones específicas, dedicarse a sí mismo.

Este planteamiento es el propio de una psicoterapia de larga duración o de duración prolongada. No existe un objetivo claramente definido, existe voluntad de autoconocimiento, no hay prisas ni urgencia. El análisis personal durante los dos años que duró la psicoterapia le permitió a Federico descubrir y comprender su evolución personal a lo largo de su vida, resolviendo las vivencias dolorosas sufridas, entendiendo el por qué de sus síntomas y mecanismos de defensa, elaborando progresivamente una nueva imagen de sí mismo y desarrollando un bienestar y seguridad del que había carecido con anterioridad.

El tratamiento psicológico con psicoterapia de larga duración

La utilización de la psicoterapía de larga duración implica de partida un planteamiento amplio en tiempo y objetivos. No obstante, la elección de esta forma de psicoterapia también es una opción frente a otro tipo de terapéuticas más limitadas. Sin embargo cuando el tiempo y los recursos no son una prioridad, conviene un abordaje en profundidad principalmente cuando la problemática presenta diversos focos.

Frecuentemente suele combinarse con la psicoterapia de grupo, la psicoterapia de pareja o de familia, utilizando en nuestra consulta diversas técnicas adicionales como coadyudantes del tratamiento.