Tartamudez - De Salud Psicólogos Madrid

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Problemas > Estrés y ansiedad
Tartamudez psicógena
¿En qué consiste la tartamudez psicógena?

La tartamudez psicógena es un trastorno que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, con el consiguiente miedo y estrés.

En muchos casos suele estar vinculada con la ansiedad, produciendo al final más ansiedad, convirtiéndose en una fobia social con un progresivo aislamiento interpersonal. Es más frecuente entre varones y su origen suelen ser acontecimientos traumáticos o estresantes previos.



¿Qué consecuencias tiene la tartamudez psicógena?

Los efectos psicológicos de la tartamudez pueden ser graves afectando el estado de ánimo. Además de estigmatizada, se cuestiona habitualmente la inteligencia y habilidad emocional del afectado. Sentimientos habituales son la vergüenza, el miedo, la ansiedad y la frustración. La sensación de falta de control es común, lo que a veces es también causa de depresión. Sin embargo son las relaciones sociales las más dañadas. Se observan casos de verdadero aislamiento o autolimitación personal, afectando la propia autoestima y capacidad personal.
¿Cuáles son los síntomas de la tartamudez psicógena?

  • Repetir sonidos, partes de palabras, y palabras enteras.
  • Hacer pausas largas entre las palabras o dentro de un mismo vocablo.
  • Tensión o incomodidad al hablar, angustia y ansiedad.
  • Tendencia a las frases incompletas.
  • Retraimiento, evitar hablar en público, rubor, timidez.
  • Tics, movimientos involuntarios en la cara al hablar.
  • Falta de coordinación respiratoria al hablar.
  • Los síntomas empeoran cuando se está cansado, nervioso o ansioso

    Problemas relacionados con el estrés y ansiedad



    Bloqueos emocionales
    Memoria y concentración
    Ataque de pánico


    Tratamiento psicológico de la tartamudez psicógena

    En el tratamiento psicológico de la tartamudez, en nuestra consulta de psicólogos, hemos observado buenos resultados con la hipnosis, autohipnosis, el EMDR o el brainspoting. A todo ello se une la necesidad de una psicoterapia breve o de larga duración, según el caso. Hay que tener en cuenta que en estos casos, el origen de la tartamudez se ancla en malas experiencias pasadas o momentos dífíciles que han derivado en una personalidad ansiosa e insegura.


    Regreso al contenido | Regreso al menu principal