Focusing

El Focusing consiste en prestar y focalizar una atención amable y sin juicios al cuerpo, atendiendo a lo que está ocurriendo en cada momento, teniendo en cuenta las sensaciones corporales y sus cambios.

El Focusing fue desarrollado en 1960 por Eugene Gendlin como un proceso de 6 pasos descubriendo, después de revisar cientos de sesiones terapéuticas, que las personas que tenían más contacto con la consciencia corporal, con sus sensaciones corporales, concluían con más éxito la terapia psicológica.

¿Cuál es la utilidad del Focusing?

En general, el Focusing es útil en cualquier proceso psicoterapéutico como sistema y filosofía de trabajo. Acceder a la consciencia de las sensaciones corporales permite trabajar desde el cuerpo cualquier tipo de problemática o dificultad emocional.

Hay que tener en cuenta que el cuerpo tiene memoria; las emociones quedan guardadas, se reflejan en las sensaciones físicas en cualquier momento de la vida cotidiana. Y estas mismas sensaciones proporcionan información útil en la psicoterapia en todos los trastornos con los que los pacientes acuden a nuestra consulta.

EL ENFOQUE CORPORAL DEL FOCUSING

El Focusing es una técnica que nos pone en contacto con nuestra experiencia corporal y con la manera en que estamos viviendo cada momento y situación en nuestra vida. Busca la integración de las emociones en un diálogo corporal, con una actitud de observación y acogida respetuosa.

Saber el por qué de las cosas, aun siendo acertado, no cambia nada. Se cambia cuando una decisión o un deseo de pasar a la acción se siente corporalmente como posibilidad. Se trataría por tanto de aprender a enfocar nuestra mirada y nuestra atención hacia esa “sensación sentida” interna corporal para relacionarnos mucho mejor con nosotros mismos. A través del Focusing se puede llevar adelante un proceso de movimiento de dicha ‘sensación sentida’, reconocer matices nuevos en nuestras emociones, significados y resoluciones a las conocidas hasta el momento, produciéndose cambios corporalmente sentidos.

En suma, Focusing es una manera respetuosa de interactuar con nuestras sensaciones, emociones y pensamientos. Implica prestar atención a nuestro cuerpo de una manera que habitualmente no estamos acostumbrados, es una forma de establecer un contacto con nuestros sentimientos sin que estos nos desborden, angustien o bloqueen.

El tratamiento psicoterapéutico con Focusing 

El Focusing es un proceso de autoconciencia y de curación emocional orientado a la consciencia del cuerpo y sus sensaciones. Se trata de “enfocar”, de encontrar una “sensación sentida” ante una situación concreta, como una relación personal, una decisión a adoptar, etc, permitiendo el reconocimiento y cambio de la forma en que afrontamos nuestra vida.

En nuestra consulta de psicólogos solemos utilizar con frecuencia el Focusing como herramienta imprescindible dentro de la psicoterapia, en la medida en que posibilita la toma de consciencia, desde el cuerpo, de los procesos y dinámica interna interna de la problemática presente.