SHEC y Técnicas de Integración Cerebral

El método SHEC (Síncronización de Hemisferios Cerebrales) combina las Técnicas de Integración Cerebral (TICs) derivadas principalmente de las investigaciones sobre los dos cerebros del doctor F. Schiffer (reflejadas en el libro ‘Of Two Minds’) con el Brainspotting, el EMDR, el EFT y la sugestión hipnótica.

Se apoyan en las investigaciones en neurociencia en el sentido de que cada hemisferio cerebral tiende a ofrecer percepciones distintas de la realidad. La integración de ambas percepciones, de ambos hemisferios, es la base del método SHEC.

¿Cuál es la utilidad del método SHEC y de las Técnicas de Integración Cerebral?

Tanto el método SHEC como las Técnicas de Integración Cerebral (TICs), posibilitan tres posibles niveles de abordaje en el paciente :

  • Contenidos emocionales duros o traumáticos del pasado.
  • Situaciones difíciles o problemáticas en el presente.
  • Fortalecimiento de las expectativas de cambio positivo en el futuro.

En la práctica estas técnicas muestran una gran eficacia en el tratamiento de todo tipo de problemas en donde existen importantes alteraciones psicológicas y psicosomáticas, tales como traumas, ansiedad, estrés, fobias, obsesiones, problemas del sueño, entre muchas otras.

LA INTEGRACION ENTRE HEMISFERIOS

Las Técnicas de Integración Cerebral se utilizan en la resolución de traumas psicológicos, fobias, ansiedad, creencias disfuncionales, obsesiones, entre otras. El tratamiento implica asegurar que ambos lados del cerebro, hemisferio derecho y hemisferio izquierdo, procesen la información de forma simultánea, se interconecten, ayudando a generar una integración en en relación a un problema con vivencias y emociones encapsuladas. Normalmente, tras una situación difícil no solucionada, dichas vivencias y emociones tienden a quedarse en uno de los hemisferios, habitualmente el derecho, produciendo constantes trastornos y problemas psicológicos y psicosomáticos.

En todo este procedimiento se utilizan, entre otros métodos, unas gafas especiales especialmente diseñadas que permiten activar separada y alternativamente, los hemisferios cerebrales. Así, a medida que el tema o asunto problemático es observado varias veces en forma alternada y secuencial, con los distintos hemisferios, estos se van integrando en sus percepciones, bajando la intensidad de la perturbación hasta desaparecer.

El tratamiento psicoterapéutico con el método SHEC y con las Técnicas de Integración Cerebral
Tanto el método SHEC como las Técnicas de Integración Cerebral (TICs) trabajan bajo la filosofía de la ‘integración cerebral’. Es decir, cada hemisferio tiende a percibir la realidad y los problemas de distinta forma: El hemisferio derecho suele ser emocional, mientras que el izquierdo análitico (esto puede apreciarse tapándose un ojo y luego otro mientras se piensa en un problema). Cuando estamos ante un trauma o problema emocional intenso, la integración entre ambos hemisferios suele debilitarse, quedando el contenido emocional aislado en un hemisferio lo que da lugar a múltiples trastornos. El tratamiento consiste precisamente en volver a reestablecer la integración o conexión entre ambos hemisferios, trabajando alternativamente con cada uno de los ojos.

En el método SHEC también se combinan aplicaciones derivadas del Brainspotting (fijación de la mirada en puntos distintos), del EMDR (con seguimiento ocular), del EFT (o ‘tapping’) así como sugestionehipnóticas que ayudan a rememorar momentos pasados importantes.