Trastorno de Pesadillas

Todos hemos pasado alguna noche con terribles pesadillas, las hemos vivido con extraordinario realismo y nos hemos levantado con malestar y revueltos. En general, las pesadillas son una forma de parasomnia y se caracterizan por sueños perturbadores, con mucha ansiedad, angustia y temor, pudiendo llevar a despertares súbitos y agitados. Suelen ser muy comunes en los niños, aunque pueden aparecer a cualquier edad, especialmente entre mujeres. Igualmente se pueden producir de forma ocasional, que es lo más frecuente, o durante largos periodos de tiempo.

No obstante, aunque tener pesadillas es común en algún momento de la vida, hablamos de un Trastorno de Pesadillas ocurre cuando éstas son constantes y frecuentes, causando problemas e interferencias con la vida diaria y provocando, incluso, miedo al propio dormir.

De Salud Psicólogos - Trastorno de Pesadillas - Psicólogos Málaga

¿Cuáles son las causas del Trastorno de Pesadillas?

Aunque se desconoce la causa exacta de las pesadillas, sabemos que muchos factores las podrían desencadenar, tales como:

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno de Pesadillas?

Lo habitual es tener pesadillas durante la segunda mitad de la noche, pudiendo ocurrir varias veces por noche. Los episodios suelen ser breves, pero producen un despertar angustiado que dificulta el sueño. En general, su contenido se relaciona siempre con miedos y amenazas contra la propia vida, la seguridad, la supervivencia, la integridad física del afectado, de sus seres más cercanos o de lo que más aprecia.

Este trastorno se caracteriza por pesadillas en donde:

  • El contenido es extremadamente vívido y real, muy perturbador, volviéndose más angustioso a medida que el sueño avanza.
  • Se producen despertares bruscos con mucha ansiedad, con traspiraciones intensas y taquicardias.
  • El sueño suele recordarse con toda claridad durante el día.
  • Las pesadillas aparecen con frecuencia durante determinados periodos de tiempo.
¿Qué tipos de Trastorno por pesadillas existen?

El Trastorno de Pesadillas se dice que es:

  • Agudo, si la duración del período de pesadillas es de un mes o menos.
  • Subagudo, si dicho período es superior a un mes pero inferior a seis meses.
  • Persistente, cuando su duración es de seis meses o más.

Igualmente, su gravedad puede clasificarse por la frecuencia con que suceden las pesadillas:

  • Leve, con menos de un episodio por semana.
  • Moderado, con uno o más episodios por semana pero no cada noche.
  • Grave, cuando los episodios se producen todas las noches.

De Salud Psicólogos - Trastorno de Pesadillas - Psicólogos Madrid

¿ES LO MISMO QUE LOS TERRORES NOCTURNOS?

Aunque puedan parecer lo mismo, son dos parasomnias distintas y su principal diferencia es en el momento de la fase del sueño en que se producen.

Los Terrores nocturnos, poco frecuentes en general y, muy infrecuente en la etapa adulta, consiste en un estado de agitación, movimientos del cuerpo, incluso gritos, sin llegar a despertarse y «no se recuerdan». Y ahí radica su diferencia. Si las pesadillas ocurren en la fase REM, es decir, son lo que comunmente conocemos como sueños, los terrores nocturnos ocurren en fase no REM, en la fase más profunda, por lo que suele ser característico la dificultad incluso de despertarse, no recordar lo que lo ha provocado o, incluso, asociarse a otras parasomnias de esta fase, como el sonambulismo.

Como ya comentamos, es un trastorno poco frecuente, y asociado a la infancia. Aunque tampoco se conoce su origen, se asocian a estados febriles, privación del sueño o estados de agitación durante el día, horarios irregulares o a la toma de algunos medicamentos, que puedan alterar el ciclo normal del sueño. Suelen desaparecer por sí solos con la edad si no hay algún trastorno de base y no provocan ansiedad anticipatoria o miedo a dormir, porque no se es consciente de los terrores.

¿Cuáles son las consecuencias del Trastorno de Pesadillas?

En general, el Trastorno por Pesadillas puede alterar completamente la vida de una persona, siendo las consecuencias más habituales:

  • Temor y ansiedad al ir a la cama, con miedo a dormir y al sueño.
  • Cansancio y somnolencia durante el día, con fatiga y baja capacidad de concentración.
  • Dicho cansancio interfiere en el trabajo, en los estudios, con la familia o los amigos, así como en las tareas más cotidianas como el conducir.
  • Desarrollo del miedo a la oscuridad, especialmente en niños.
  • Se pueden producir importantes alteraciones en el humor durante el día.
¿Cuál es el tratamiento del Trastorno de Pesadillas?

Como psicólogos consideramos que dependiendo de la causa que pueda estar produciendo este trastorno deberíamos recurrir a tratamientos basados en técnicas de relajación, hipnosis o autohipnosis, si nos encontramos ante problemas de estrés y ansiedad diarios. El EMDR y el Brainspotting son recursos que pueden ofrecer mucha ayuda en el caso de estar ante los efectos traumáticos de determinados acontecimientos vitales. Una vida saludable es asimismo imprescindible ante el consumo de drogas, sustancias o ritmos y costumbres de sueño poco adecuadas.

Pero en general, como referente, siempre es necesaria una psicoterapia individual principalmente si nos encontramos con problemas de ansiedad crónica o de depresión. Se hace igualmente necesaria una revisión por parte de un médico en el caso de que algún medicamento puede tener influencia en estos ciclos de pesadillas.