¿Qué es la timidez amorosa?

El concepto de timidez amorosa fue desarrollado por Brian G. Gilmartin en 1979, y describe un tipo de timidez crónica severa. Aunque no es un trastorno con entidad psiquiátrica propia, define a quienes les cuesta el trato con personas del sexo contrario o atrayente, en donde imaginan posibilidades románticas o sexuales. Es el caso, por ejemplo, de hombres heterosexuales que al tratar con mujeres experimentan fuertes sentimientos de inseguridad y ansiedad. Este tipo de timidez limita gravemente las relaciones interpersonales, en general, y con personas del otro sexo en particular.

Aunque el estudio se realizó en su momento sólo con hombres, podemos perfectamente asumir sus resultados a ambos sexos.

Timidez amarrosa

¿Cómo es la persona con timidez amorosa?

Las características más frecuentes con las que se encontró Brian G. Gilmartin en su investigación y que definen a las personas con timidez amorosa son:

  • Tienen poca o ninguna experiencia íntima o sexual previa con personas del sexo opuesto.
  • Rondan un amplio rango de edad, incluso de hasta cincuenta años o más.
  • Su carácter es introvertido. 
  • Suelen tener mucho miedo de encontrarse a solas con una persona del otro sexo.
  • Sufren ansiedad anticipatoria, provocada por el deseo de agradar.
  • Habitualmente evitan el trato con el sexo atrayente, aún deseándolo.
  • Se torturan constantemente por la falta de una pareja y el temor a quedarse solos/as.
  • Desean desesperadamente tener una relación, pero el miedo y la timidez se lo impiden.
  • Se cuidan poco, físicamente y personalmente, lo que les retroalimenta en una peor autoimagen y mayor inseguridad.

En general, es una investigación  ya antigua que trata de hombres heterosexuales que nunca han tenido una relación de pareja, o si la han tenido ha sido de muy corta duración y hace mucho tiempo. Aunque no se estudió en su momento, se asume la existencia de este problema igualmente entre mujeres u homosexuales, aunque el autor le suponía un efecto más demoledor entre los hombres.

¿Cuál es la causa de la timidez amorosa?

Es lógico imaginar que tras la timidez amorosa existe un miedo al rechazo. Para estas personas el hecho de encontrarse con alguien del otro sexo, o sexo atrayente, despierta la inquietud y la fantasía de la interacción sexual, lo que les inhibe y bloquea inmediatamente. El resultado es que acaban evitando todo tipo de interacción con el sexo atrayente.

Como perfil, son personas serias, con pocos amigos, introvertidas. Muchos son hijos únicos, con padres sobreprotectores que limitan e invaden su libertad, intimidad y espontaneidad, habiendo experimentado con frecuencia bullying o acoso en el colegio o instituto. Tienen tendencia a la depresión y al aislamiento, y sus dificultades de interacción social han limitado también el desarrollo de habilidades esenciales en sus carreras profesionales. A menudo tienen trabajos poco cualificados o mal remunerados, lo que repercute negativamente en sus posibilidades económicas y seguridad personal.

Así, la inhibición y el miedo al rechazo amoroso, llevan a un aislamiento social que se acaba convirtiendo en un circulo vicioso con los años, reduciéndose progresivamente las posibilidades de interacción con el sexo opuesto o atrayente y, en general, su desarrollo en áreas cruciales de la vida.

¿Cuáles son las consecuencias de la timidez amorosa?

En general, las consecuencias de la timidez amorosa pueden ser muy destructivas para la autoestima e imagen personal. Así, por ejemplo, a los hombres con timidez amorosa se les puede llegar a considerar homosexuales reprimidos, por su aparente falta de interés en las mujeres. Al ser, al mismo tiempo, personas introvertidas, con tendencia al aislamiento y pocas o nulas amistades masculinas, esto les lleva con frecuencia a sentimientos de soledad, alienación, y en ocasiones de depresión. Se sienten incómodas en situaciones sociales informales, evitando las oportunidades de nuevos contactos.

En muchos casos la timidez amorosa también puede llevar a la anuptofobia o miedo a no tener pareja y quedarse solos en la vida, aunque en este contexto, más allá de una fobia irracional, desgraciadamente puede llegar a convertirse en una realidad.

¿Cómo vencer la timidez en el amor?

El tratamiento de la timidez amorosa depende mucho del bloqueo e inhibición de quien lo padece. Una buena psicoterapia breve puede ayudar en estos casos, aunque, como psicólogos, nos hemos encontrado este trastorno muy arraizado en el carácter de muchos pacientes. Estos casos requieren, por el contrario, una psicoterapia de mayor duración en la medida en que, además de la timidez, presentan otros rasgos patológicos que afectan su desarrollo emocional y personal.

Al mismo tiempo, la psicoterapia de grupo es una excelente opción complementaria, junto al entrenamiento en el desarrollo de habilidades sociales y de comunicación. Hay que tener en cuenta que estas personas, por sus circunstancias, no han podido desarrollar su desarrollo social natural y espontaneidad lo que les lleva a un constante miedo y ansiedad.

José de Sola
DE SALUD PSICÓLOGOSPsicólogos en Madrid / Psicólogos en Málaga

timidez en el amor

Publicado en Psicología y salud, Relaciones sociales, Sexualidad.