¿Te atormentan los celos?

Sufrir celos en la pareja, o celotipia, es una de las peores experiencias que pueden vivirse. Dicha sensación puede ser ocasional, en momentos aislados, o formar parte del propio carácter.

Existen los llamados ‘celos justificados’, es decir cuando ha existido o puede darse realmente una infidelidad, o los ‘injustificados’ cuando se trata meramente de temor o sospechas. También nos encontramos con que los celos pueden ser propios del carácter y darse siempre con diversas personas y circunstancias.

Sin embargo, no existen criterios fijos sobre lo que debe producir celos. Las mismas circunstancias en una pareja pueden no suponer un problema en otras.

Ahora bien, los celos son distintos de la envidia.

De Salud Psicólogos - Celos en la pareja - Psicólogos MálagaCelos y envidia

¿Cuál es la diferencia entre los celos y la envidia?. En los celos tenemos siempre una situación triangular circunscrita a la pareja, y en donde uno de los miembros se siente amenazado por otra persona externa y teme la infidelidad o la pérdida de su relación. Como hemos indicado, no existen criterios sobre lo que produce celos, cada pareja es un mundo con diferentes actitudes y percepciones sobre la relación.

Por el contrario, en la envidia se desea lo que otras personas tienen (bienes materiales, estatus, posición social, etc), lo que produce sentimientos de inferioridad, agresividad con deseos y fantasías de apropiación o destrucción de dichas personas o pertenencias. Ahora bien, esta agresividad derivada de la envidia, si es muy intensa y permanente, puede dar lugar a sentimientos de culpa que pueden acabar en una depresión.

¿Qué son los celos?

Los celos son una reacción intensa de miedo e inquietud ante la posibilidad de que la pareja pueda ser infiel o marcharse con otra persona acabándose la relación.

Ahora bien, ¿qué produce celos?. Aquí tenemos una amplia variedad de actitudes: Desde el propio contacto sexual a la cercanía emocional con otra persona. En efecto, hay parejas en las que un contacto sexual esporádico fuera de la relación no supone un gran problema ni la pone en peligro. En otras, la destruye inmediatamente. Por el contrario, sin haber sexo, la cercanía emocional con otras personas puede arruinar la relación.

Obviamente, detrás de una reacción de celos puede existir una infidelidad real o la pérdida de la pareja. Pero lo que más sufrimiento produce es la sensación y miedo permanentes, sin que haya existido o pueda existir ningún tipo de motivo. A esto se le denomina celos patológicos.

¿Cómo se manifiestan los celos?

Habitualmente, los síntomas y manifestaciones más frecuentes de los celos patológicos u obsesivos en la pareja son:

  • Miedo extremo a perder a la pareja, a que pierda el interés.
  • Sensación constante de engaño.
  • Cualquier signo o comportamiento de la pareja confirma un posible engaño.
  • Vigilar o violar la intimidad de la pareja buscando signos de infidelidad.
  • Control excesivo limitando la vida normal de la pareja.
  • Imágenes o pensamientos intrusivos de infidelidad.
  • Ansiedad, insomnio o falta de apetito.
  • Pedir explicaciones constantes de lo que hace la pareja.
  • Comparaciones personales con otras personas, sintiéndose inferior y engañado.
  • Vigilancia, miedo o rechazo de todas las personas que se relacionan con la pareja cuando no se está con ella.
  • Inquietud, miedo y ansiedad cuando la pareja tarda en regresar a casa, o no coge el teléfono inmediatamente.
  • Distorsión de la realidad, con interpretaciones erróneas.

Habitualmente los celos obsesivos y permanentes impiden una vida normal de pareja, llegándose en muchos casos a la ruptura.